La importancia de los puntos de recarga rápida


Hace unas semanas el fabricante japonés Nissan ha presentado la última evolución de sus sistemas de recarga rápida que se destacaba por reducir de forma drástica los costes de fabricación, así como el tamaño físico. Esto hace que avancemos hacia la popularización de este tipo de puntos de recarga que a pesar de estar muy lejos a nivel económico como práctico de los hogares, si se presenta como una excelente opción en lugares públicos, como centros comerciales o gasolineras.

Y es que debemos reconocer que los coches eléctricos que forman esta primera generación, no son un derroche a nivel de autonomía, una característica que ocupa el número uno en las quejas de los usuarios junto con el precio. Y es que un modelo como el Renault Fluence o el Nissan Leaf, con sus 24 kWh de capacidad, una vez que salen a la carretera y a velocidad legal de autovía, apenas llegan a los 100 kilómetros, una cifra que se reduce a unos 60 kilómetros para el Peugeot iOn.

El problema no son esos 100 kilómetros, muchos menos si usamos el climatizador o nos movemos en climas muy fríos, ya que pocas veces necesitaremos superar esa distancia, el problema llega cuando queremos recargar y es que según Renault, mediante una salida convencional de nuestras viviendas, de 220V, que nos tomará unas 12 horas para una recarga completa, una cifra que se rebaja hasta las 6-8 horas si usamos el Wall-box que nos vende como opción, es si, por unos módicos 1.000 euros.

Pero, ¿que pasaría si en nuestro camino nos encontrásemos un punto de recarga rápida?  la respuesta es sencilla, los 100 kilómetros de autonomía, en autovía, se multiplicarían ya que podríamos realizar recargas parciales a lo largo del día y recorrer una gran cantidad de kilómetros, ya que con una parada de 5 minutos, lograremos unos 15 kilómetros extra, 25 kilómetros en caso de que paremos a tomar un café de 10 minutos, y todo con un coste aproximado de unos 9.000 euros cada unidad.

Por lo tanto, el problema no es tanto la autonomía de los actuales coches eléctricos, si no que es una cuestión de disponer de una infraestructura de recarga que nos permita realizar esos recorridos inesperados sin miedo a quedarnos tirados sin carga, y evitar la necesidad de tirar de alargador desde un restaurante o una tienda, para en unas horas, lograr energía para volver a nuestra casa, algo para lo que los fabricantes están trabajando ya que algunos como Nissan y la propia Renault, habilitando puntos de recarga tanto rápida como lenta en sus concesionarios.

Artículos relacionados:
Los fabricantes apuestan por el estándar alemán Mennekes ;
Nissan desarrollará puntos de recarga rápida a la mitad de precio


© Foro Coches Eléctricos | Este feed es de uso personal, sí quieres hacer un uso comercial contacta con nosotros.


Energias renovables

1 Comment responses

  1. Avatar
    November 21, 2011

    El huevo o la gallina? Está más que claro que el problema es la infraestructura, nuestros miedos a largas distancias recorridas con un vehículo eléctrico quedarán esfumados una vez se solvente este gran problema. Se esta trabajando…

    Reply

Leave a comment