recarga coches elctricos


Steve Marsh sufre la pérdida de una de las barras de su Nissan Leaf

DSC05664

Hace unas semanas hemos conocido el caso de Steve Marsh, un norteamericano que supone uno de los casos conocidos de más kilómetros recorridos a los mandos de su Nissan Leaf, y que en apenas dos años le había llevado a completar nada menos que 122.000 kilómetros a los mandos del eléctrico japonés.

Lo más curioso es que a pesar de la pérdida de autonomía que había sufrido en este tiempo, un 17% calcula Steve lo que le obligaba a realizar una recarga rápida en su recorrido hasta el trabajo o de vuelta a su casa, el marcador del Leaf no mostraba esa evidente pérdida de capacidad, hasta ahora, cuando el marcador después de 125.760 kilómetros ha dejado de mostrar una de las 12 barras.

Los puntos de recarga rápida, imprescindibles para Steve

Los puntos de recarga rápida, imprescindibles para Steve

 

Según las estimaciones de Nissan, cada barra supone una pérdida aproximada de un 15% de la capacidad de la batería, una medida que según la experiencia de este conductor ha supuesto una media de 1.9% cada 16.000 kilómetros, algo que no tendría mayor importancia que la molestia de no contar con toda la autonomía disponible, pero que en el caso de Steve supone que no podrá completar con garantía su recorrido diario de 200 kilómetros sin tener que parar otra vez más por el camino.

El principal problema para Steve, y los usuarios en su misma situación, es que para recibir el soporte de la garantía de Nissan dentro de los 5 años de garantía, o 160.000 kilómetros en los Estados Unidos, la capacidad debe bajar del 80% por lo que de momento esta unidad no está dentro de este arco.

Steve-Marsh-Nissan-Leaf

Pero lo más curioso es que Nissan tampoco le ha proporcionado información y precios de la reparación de su batería fuera de garantía, algo a lo que el fabricante japonés ha respondido con un escueto comunicado donde indica que el próximo día 21 realizarán un anuncio del coste de esta operación para los actuales propietarios, algo que debería estar disponible desde el primer momento que el coche ha estado a la venta.

Por supuesto no hay que olvidar que Steve es un caso extremo, un ejemplo de que no todo el mundo puede utilizar un coche eléctrico para su día a día, ya que es una tecnología con limitaciones que todavía está en pleno desarrollo, algo a lo que este usuario deberá sumar otro problema, y es que los puntos de recarga rápida que utiliza en su camino dejarán de ser gratuitos, y que pasarán a costar entre 5 y 8 dólares cada hora por su uso, lo que en el caso de Steve, supondrá que los recorridos le saldrán más caros que con un coche con motor de combustión.

 

Vía | My Nissan Leaf