recarga coches elctricos


Oregón, un estado sin range anxiety

Para los que no lo sepan, range anxiety es una expresión que se ha convertido en parte de la cultura del coche eléctrico en estos inicios, donde la poca autonomía y unas pobres infraestructuras de recarga provoca que los conductores tengan miedo a quedarse sin carga en sus desplazamientos, una frase popularizada por General Motors durante el lanzamiento del Volt como estrategia contra el Nissan Leaf.

De momento perder el miedo a la autonomía es cuestión de acostumbrarse con el día a día, y que salir de casa con menos de 100 kilómetros en el marcador no es una tragedia, sobre todo cuando vamos a recorrer 20 o 30 kilómetros. Pero hay lugares donde ya han desterrado casi por completo esta sensación gracias a una gran infraestructura de recarga, hablamos del estado de Oregón.

Para demostrar que no es un problema realizar una gran cantidad de kilómetros, un redactor de la revista Translogic ha recorrido 480 kilómetros en 24 horas a los mandos de un Nissan Leaf. A su disposición más de 320 puntos de recarga públicos de nivel 2, que llegarán a 400 antes de final de año, además de 14 puntos de recarga rápida instalados en una autopista que permite cruzar el estado en un coche eléctrico, una infraestructura que llegará a las 40 estaciones antes de finalizar este año.

Según explican los responsables de la empresa encargada de la instalación de los puntos de recarga públicos, estos están separados entre si para que si llegamos sin carga a uno de ellos, solamente nos haga falta una recarga de 12 minutos para llegar al siguiente, tiempo suficiente para recorrer unos 50 kilómetros hasta la siguiente parada.

En pocos meses será posible ir de Canadá a Mexico con un coche eléctrico

En este viaje no ha faltado la famosa sensación de la que hablamos en el título, pero esta ha sido motivada por el desconocimiento del conductor sobre el coche ya que en una gran subida su marcador ha bajado de los 120 kilómetros a sólo 40 kilómetros, y con casi 50 hasta el siguiente punto la preocupación ha aflorado, pero todo lo que sube debe bajar, y en el descenso de 16 kilómetros el freno regenerativo ha realizado su trabajo y ha devuelto el marcador de autonomía hasta unos tranquilizadores 80 kilómetros.

Por lo tanto infraestructura y conocer el coche son dos aspectos fundamentales para sobrevivir al range anxiety, una sensación que muchos ya están perdiendo gracias a una buena infraestructura, algo que está provocando que en algunas zonas como la ciudad de Portland, el Leaf esté superando en ventas a  modelos tan populares como el Nissan Altima y amenaza con convertirse en el más vendido en otros muchos estados.

 

Fuente | Translogic