World Solar Challenge. 3.000 kilómetros con coches eléctricos alimentados por energía solar

22112378020_2ff8265470_b_548x349

Este año hemos visto como se realizaba una nueva edición de la World Solar Challenge. Una carrera que se disputa cada dos años en Australia, y que reta a equipos de todo el mundo a ser los más rápidos cruzando el país con coches eléctricos alimentados por paneles solares.

En total 40 equipos de 20 países han puesto a prueba sus diseños en un recorrido de 3.000 kilómetros que separa las localidades de  Darwin, en el norte, con Adelaida, en el sur del país.

Como suele ser habitual, los holandeses han vuelto a dominar la prueba. No es que tengan mucho sol en su país, pero saben como sacarle partido y buena prueba de ello es que han copado las dos primeras plazas de la clasificación general un año más.

El ganador ha sido el equipo Nuon Solar, que ha necesitado 37 horas y 56 minutos con una media de 91.7 km/h. Para lograrlo solamente han contado con un total de 5 kWh, que era el máximo con el que los equipos podían partir desde Darwin. El resto tendrían que lograrlo aprovechando el sol.

Stella-Lux

Para intentar que los diseñadores empiecen a realizar coches que cada vez se parezcan más a un vehículo convencional, en vez de una nave espacial, los organizadores han puesto en marcha una categoría denominada Cruiser Class, donde los vehículos deberán contar con al menos cuatro plazas y un pequeño maletero.

Unos modelos que también están alimentados por la energía que producen sus paneles, pero que al contrario que los restantes participantes si pueden parar a recargar sus baterías en determinados puntos del recorrido. El ganador de este año ha sido un viejo conocido, Stella Lux, otro diseño holandés.

solar_spirit-2015

Pero sin duda si hay una categoría realmente interesante es la Adventure Class, que no cuenta con ningún tipo de regulación. El diseño de los coches está abierto a cualquier idea, lo que da como resultado modelos como el australiano TAFE SA Solar. Un modelo que es lo más parecido a un coche de verdad. Está dotado de motores en rueda, con una potencia de 5 kW que le impulsan hasta una velocidad máxima de 80 km/h, una batería de 110V y 40Ah con 22 kilos de peso, y 6m² paneles solares formados por  células de silicio monocristalino que según el equipo, logran una eficiencia del 22.5 %.

¿La autonomía? Pues eso depende del sol que dispongamos, pero puede ser ilimitada si el apoyo es suficiente ya que según los diseñadores de TAFE, los paneles solares son capaces de producir más energía de la que necesitan los motores para mover el vehículo.

Fuente | Worldsolarchallenge

 



Energias renovables

1 Comment responses

  1. Avatar
    November 14, 2015

    Este tipo de competiciones son muy interesantes, porque sirven para que las ideas se prueben y se den a conocer.

    Yo no creo que un coche solar “puro” sea viable porque sobre un coche con 4m2 de superficie, en pleno verano, a medio día y sin una sombra, “caen” 4 kw como mucho, que aún sirven de algo, pero en una hora punta en invierno “caen” exactamente cero, porque es de noche.

    Pero, dicho eso, sí creo que siendo muy eficientes, podrías llegar a sacar un partido interesante. Por ejemplo, en verano podría servir para recargar gratis estacionando al sol o para compensar el efecto del aire acondicionado.

    Por ejemplo, si yo hago 25 o 30 km al día y mi eficiente coche, solo gasta 3 ó 4 kwh para hacerlos, podría moverme casi por la cara buena parte del verano simplemente dejando el coche siempre al sol.

    Reply

Leave a comment