Sistema de refrigeración de la batería del Chevrolet Bolt


chevrolet-bolt-bateria-3

Cuando se oye hablar de sistema de refrigeración de la batería, parece que hablamos de un sistema común para todos los coches eléctricos. Pero la realidad es que hay grandes diferencias entre los métodos para refrigerar la batería de unos fabricantes a otros. ¿Refrigeración líquida o por aire? ¿Cómo se mueve el fluido por el pack? ¿Cual es el mejor sistema?

Comenzamos echándole un ojo a dos sistemas que utilizan la refrigeración líquida, pero que optan por soluciones diferentes. Se trata de los sistemas del Tesla Model S y del Chevrolet Volt.

El sistema de Tesla consiste en un serpentín plano que va a través de las celdas. Como podéis ver en la imagen, se trata de un sistema muy simple. El uso de usar miles de celdas pequeñas facilita la refrigeración.

Tesla-snake

El Chevrolet Volt en cambio, utiliza placas prismáticas con refrigerante en su interior, que se adaptan perfectamente a la forma de las celdas. Se trata de un sistema muy efectivo, pero bastante más complicado que el de Tesla.

Volt-inter-cell-plate

General Motors parece haber desestimado este sistema de refrigeración en el Chevrolet Bolt. En la foto se ven tres celdas extraídas de la batería del Bolt, y no hay ningún tipo de placa para la refrigeración entre ellas. Además, las celdas se encuentran empaquetadas de 3 en 3, por lo que es el envolvente lo que podría absorber el calor de forma pasiva.

feeze-frame-of-cell-group

Pero en las características técnicas pone claramente que el sistema de de refrigeración del Chevrolet Bolt es de líquido activo. Concretamente, 6,9 litros de líquido refrigerante se encargan de mantener la batería a la temperatura óptima. ¿A donde va ese refrigerante?

En la foto se pueden ver los tubos por los que se mueve el refrigerante. Además, se puede ver un codo a través del cual lo más probable es que el líquido vaya a una placa de refrigeración que cubre toda la parte inferior de la batería. no se trata de un sistema innovador, ya que es utilizado por BMW para refrigerar las baterías del i3. Además, se trata de un sistema en el que General Motors tiene experiencia porque fue utilizado en las primeras pruebas del Chevrolet Spark EV, aunque finalmente lo desestimó

close-up-of-pack

Como veis, hay multitud de configuraciones para refrigerar la batería de un coche eléctrico. Chevrolet ha optado por una de las configuraciones más simples dentro de los sistemas de refrigeración líquida. Esperemos que pueda dar grandes resultados de durabilidad, aunque partiendo de 60 kWh parece un objetivo más fácil de conseguir.

Fuente | HybridCars



Energias renovables

No comments yet.

No one have left a comment for this post yet!

Leave a comment