California pone fin a las ayudas a la compra de coches eléctricos a las rentas altas

california-electric-cars

California se ha convertido en un ejemplo de como hacer las cosas en el plano de incentivar las ventas de coches eléctricos. Han sido los primeros en crear una agresiva ley del aire, que ha obligado a algunos de las fabricantes más vagos a lanzar ofertas eléctricas. Eso o afrontar fuertes multas por sus emisiones.

También ha puesto en marcha un generoso programa de ayudas, que ha permitido complementar las ayudas ofrecidas por el gobierno central. La tercera parte ha sido un despliegue de puntos de recarga, que ha comenzado ya en los años 90 con la llegada de los primeros coches eléctricos. El resultado es que un porcentaje muy elevado de las ventas de coches eléctricos de Estados Unidos se producen en California.

Pero a partir del día 29 de este mismo mes California empezará a realizar algunos cambios en su política de ayudas. De esta forma se mantendrán las cantidades destinadas a incentivar las ventas de este tipo de coches, pero se realizará una redistribución más equitativa.

california-tarifas-dinamicasCalifornia aprueba el despliegue de una red de recarga pública con tarifas dinámicas

Esto quiere decir que los que más ganan, no podrán acceder a las ayudas, mientras que las rentas medias y bajas verán aumentar las cifras de ayuda disponibles. La distribución será la siguiente:

Las rentas individuales podrán ser de hasta 35.640 dólares al año. Las rentas conjuntas de dos personas serán de 48.060 dólares al año, mientras que las rentas de hasta cuatro miembros familiares podrán llegar a los 72.900 dólares. Estas podrán disponer de 4.000 dólares para la compra de un coche eléctrico, y 3.000 para la de un híbrido enchufable.

Por su parte aquellos compradores individuales con rentas de más de 250.000 dólares al año, matrimonios con rentas conjuntas de 340.000 dólares,  o conjuntos familiares con ingresos de más de 500.000 dólares al año, no tendrán disponible ninguna ayuda del estado. Para aquellos que estén por debajo de esos umbrales, se mantendrá la ayuda de 2.500 dólares para la compra de eléctricos, y 1.500 dólares para la de híbridos enchufables.

Por su parte los modelos a hidrógeno estarán exentos de estas limitaciones. La ayuda será de 5.000 dólares, sin tener en cuenta los ingresos del comprador. Pero las rentas bajas podrán disfrutar de unos 1.500 dólares adicionales si deciden adquirir un coche a hidrógeno.

De esta forma una renta media o baja que quiera comprarse un coche eléctrico en California, tendrá a su disposición los 7.500 dólares que ofrece el gobierno central, y además podrá añadir 4.000 dólares que le ofrece el estado. En total 11.500 dólares de ayuda que deberían animar a cada vez más usuarios a dar el salto a los coches eléctricos.

Relacionados | ¿Los coches eléctricos son caros? En California pueden ser baratísimos

Vía | CVR

 


Tagged

Energias renovables

8 Comment responses

  1. Avatar
    March 18, 2016

    Wow, eso sí son ayudas y lo demás tonterías!! Seguramente California se prepare para una ola de matriculaciones de Model E (que no 3, pesaos, Elon Musk dixit!) y con ello pretenda incentivar la compra de la marca de Silicon Valley.

    Y de mientras, nosotros, a esperar xD

    Reply

    • Avatar
      March 19, 2016

      Es definitivamente Model 3, no sólo por las comunicaciones oficiales, sino porque Model E es propiedad de Ford.

      Elon Musk quería Model E pero la realidad es la que es y los sueños, sueños son.

      Reply

  2. Avatar
    March 19, 2016

    Yo diría que no… Que es Model 3.
    https://twitter.com/TeslaMotors/status/709865605101301760

    Reply

  3. Avatar
    March 19, 2016

    Lo de restringir ayudas por poder adquisitivo puede estar bien, pero me parece mejor incluso lo que se ha hecho aquí de limitar el precio del coche para que pueda acceder a ayudas.
    La prueba, el Outlander PHEV. Para poder acceder a ayudas, ha bajado hasta 33.000 euros cuando antes subía de 35.000 y ya sale más barato que el diésel

    Reply

    • Avatar
      March 19, 2016

      Y que los Zoe y Leaf y demás mantengan precios elevados.

      Lo del outlander es un ejemplo de “frontera” cuyo precio real ya era inferior al de tarifa (como todos los coches). Es un caso que, sacado así de contexto, permite esconder el lado perverso de las ayudas directas.

      La limitación que se comenta aquí de California tiene más sentido porque se limita a hablar de casos cuando no es tan relevante pero no dejaría fuera a tecnologías superiores, que son las que realmente interesa implantar, no tecnologías capadas y limitadas.

      Reply

    • Avatar
      March 20, 2016

      Me niego a que con mis impuestos subvencionen con miles de euros a un rico para que se de el capricho de un eléctrico de 100.000 euros

      Reply

      • Avatar
        March 20, 2016

        Las ayudas directas van de las arcas públicas (eso incluye tus impuestos y también los que pagan esos ricos que tildas de caprichosos) a los vendedores.

        El beneficiario directo es siempre el vendedor, no tanto el comprador puesto que él, supuestamente, ya estará aportando dinero a la subvención, mediante sus impuestos (impuestos progresivos además en casi todo el planeta). Es más, en esa misma transacción estará pagando también impuestos que a mayor valor del bien, mayores serán (como el IVA).

        Es más que posible que ese mismo comprador, al abonar el IVA, ya esté poniendo una parte del importe o todo el que el Estado ha decidido subvencionar al fabricante. Esto será casi siempre así en el caso de los vehículos más caros.

        De hecho, a ti, si lo miras desde un punto de vista individualista como el que comentas, te interesaría más que se vendiera un único vehículo de 200.000€ que 10 de 20.000€. En cada uno de esos 10, el balance neto (IVA menos subvención) sería negativo, algo que sería al revés en el primer caso.

        Y, por cierto, nadie te garantiza que todos esos 10 vehículos no los compraran ricos caprichosos.

        Estableciendo límites al importe de venta, lo único que haces es limitar qué tipo de tecnología se puede ver incentivada por las subvenciones directas. Una tecnología que, en su estado inicial, es importante que vaya evolucionando.

        Insisto, limitar las subvenciones en base a la renta del comprador, aún con matices, tiene más sentido que limitar en base al precio de venta.

        Y, en todo caso, las ayudas directas no son la mejor forma.

        Por cierto, el PIVE no tiene ningún límite de este estilo. Y ya son miles de millones a nivel acumulado.

        Reply

Leave a comment