Paris experimenta con el sistema de car sharing con industriales eléctricos

103431-PSA

Hasta ahora conocíamos los sistemas de alquiler a corto plazo, tanto de coches eléctricos, motos o bicicletas. Unos formatos que se han popularizado de forma importante en los últimos años, y que ya cuentan con miles de usuarios por todo el mundo.

Ahora el gobierno de París, en colaboración con el grupo francés PSA, han puesto en marcha un sistema que se basa en la misma filosofía, pago sólo por el tiempo de uso, pero en lugar de vehículos privados, lo han aplicado a vehículos industriales. Por supuesto, eléctricos.

Con esta premisa el pasado jueves 26 de enero arrancó en las calles de la capital gala la primera fase de este proyecto experimental. Una iniciativa bautizada como VULe Partagés.

En esta primera fase la flota estará limitada a 10 vehículos, incluyendo una furgoneta refrigeradora así como las versiones de carga de la Peugeot Partner y la Citroën Berlingo eléctricas. Dos modelos sencillos y funcionales, dotados de un motor de 49 kW, que le propulsa hasta una velocidad máxima de 110 km/h, y que está alimentado por una batería de 22.5 kWh, suficientes para recorrer 170 kilómetros bajo el ciclo NEDC.

tesla-model-s-60-netto-preis-unter-60000-euro-kaufpraemie-deutschlandA algunos usuarios el Tesla Model S le está saliendo casi gratis. La clave, el car sharing entre particulares

Entre las características más importantes de estos modelos, está la disponibilidad de tres asientos en la parte delantera, lo que le proporciona un plus de habitabilidad. También el contar con un cargador rápido CHAdeMO, que en 30 minutos recupera el 80% de carga. Algo que le permite compensar en buena forma la pequeña capacidad de su batería.

En cuanto a los precios, el operador ha puesto en marcha tres tarifas, desde una sin contrato de permanencia, usar y pagar, que tiene un coste de 5.5 euros por cada 30 minutos. Si vamos a hacer un uso más regular, entonces las suscripciones nos permitirán reducir el coste, con un primer contrato de 70 euros al mes, que rebaja el precio de los 30 minutos a los 4.4 euros, mientras que la tarifa más costosa, tiene un coste mensual de 200 euros, y 3.3 euros los 30 minutos.

Una alternativa que puede servir desde para un particular que necesite de forma puntual una furgoneta, como para el profesional que no puede permitirse parar la actividad incluso esos momentos en los que su modelo tiene que estar en el taller, o ese día la alerta de emisiones le impide acceder al centro de la ciudad.

Relacionadas | Las plataformas Car2Go, Emov, Uber y Cabify se frotan las manos con las limitaciones de acceso a Madrid

Vía | Automobile-propre



Energias renovables

2 Comment responses

  1. Avatar
    January 28, 2017

    El car-sharing es estupendo. El cambio está en marcha.

    Reply

  2. Avatar

    Con 3 plazas y esa capacidad de carga puede resolver problemas a gente que se mude de piso de alquiler por ejemplo de una manera muy resolutiva.

    O gente que quiera llevarse algo voluminoso y en su coche no entre.

    Creo que tendra exito, pues en el sharing normal yo puedo decidir ir en Metro porque miro la “pela” o en bus o similares, pero para llevar cosas no puedo.

    Reply

Leave a comment