Torotrack. Otra empresa suministradora que congela la investigación en sistemas de combustión, y acelera la de sistemas eléctricos

V-Charge-V2-torotrack

Poco a poco vamos viendo como la transición hacía formas de movilidad más sostenibles se hacen más patentes. Y no sólo a nivel publicitario, sino también a nivel industrial y económico. El último ejemplo es el giro que ha dado la británica Torotrack.

Dedicada al desarrollo de soluciones que mejoran el consumo en los vehículos con motor de combustión, esta pequeña compañía con acuerdos con algunos de los principales desarrolladores, ha confirmado que abandona el proceso de desarrollo de su sistema de turbo-alimentación de motores, y centrará sus esfuerzos en los sistemas de propulsión eléctricos.

Esta decisión se ha tomado según los responsables de Torotrack, por la cada vez más estricta normativa de emisiones contaminantes de lugares como Europa. Unas nuevas reglas que reducen las posibilidades de mercado a soluciones convencionales. Algo que le ha animado a centrar sus esfuerzos en ofrecer productos que mejoren la eficiencia de los vehículos mediante la electricidad.

tesla-p85-motor-2Continental avisa de la pérdida importante de puestos de trabajo por la transición al coche eléctrico

Es por eso que Torotrack centrará sus esfuerzos en la aplicación de volantes de inercia, KERS, que se instalarán en diferentes tipos de vehículos. Productos que en un primer momento tendrán como destino industriales pesados, como excavadoras, pero que en 2018 también llegarán al transporte por carretera.

Un cambio de rumbo que está teniendo un efecto negativo en las acciones de la empresa, que han cerrado el pasado lunes con una caída del 25%. Una señal de que la transición no será fácil para las empresas fuertemente enraizadas en el motor de combustión, y que ahora deben afrontar un nuevo escenario gracias a la puesta en marcha de las nuevas normativas sobre emisiones.

Podemos recordar las declaraciones de los responsables del gigante alemán Continental, que indicaba que la transición hacía el coche eléctrico era inevitable, y que debía ser afrontado de una forma rápida ante el riesgo de pérdida de competitividad frente a los suministradores asiáticos.

Y es que además de la competitividad, las empresas del sector tendrán que moverse en un mercado donde la cantidad de piezas de recambio necesarias, o la competencia por ofrecer soluciones para la reducción de emisiones, será mucho menor. Un nuevo escenario según Continental lleno de oportunidades, pero también lleno de nuevos retos para los que los desarrolladores europeos hace tiempo que tendrían que estar preparándose.

Relacionadas | Los analistas de Morgan Stanley avisan del peligro para los fabricantes de componentes del cambio que supondrá el coche eléctrico

Vía | LSE



Energias renovables

16 Comment responses

  1. Avatar
    January 30, 2017

    El tiempo les dará la razón…

    Reply

  2. Avatar
    January 30, 2017

    Bueno, no hace falta ser un lince para eso, sólo basta con probar un coche eléctrico… Qué dicen que el que lo prueba no vuelve a los de combustión (Vuelve porque no tiene el dinero para comprarlo, claro, pero que si tuviera el dinero no volvería a uno de combustión).

    Reply

  3. Avatar
    January 30, 2017

    Hace tiempo leí que los volantes de inercia eran una buena forma de acumular energía.
    Sería interesante ver la capacidad de energia por kg de chisme que pueden acumular y el precio por kwh.

    Reply

  4. Avatar
    January 30, 2017

    Si una de componentes baja un 25 %, ¿Que ocurriría si por ejemplo VW, dijera que abandona los térmicos y se dedica exclusivamente a los eléctricos?.

    No se cuanto es el 25 % de la cotización de VW, pero debe ser una burrada. Eso quiere decir que cuanto antes lo haga (y están obligados a hacerlo), mejor para ellos y para nosotros también mejor, por tres razones: como consumidores, como receptores de su contaminación y como posibles paganos de su mala gestión.

    Oído al parche para los que pregonan la fuerza económica de esas empresas, como garante de su capacidad. Esa fuerza económica tiene los pies de barro.

    Reply

    • Avatar
      January 30, 2017

      Para eso están los porcentajes, porque VW puede bajar 20 veces mas en capitalización que esta empresa y que eso solo suponga un 5% de su capitalización. El problema grave no lo tienen los fabricantes de automóviles sino la industria auxiliar que se dedica en exclusiva a los motores térmicos como esta empresa británica.

      Por otra parte otras empresas como LG, Samsung o Panasonic pueden convertirse en ganadores de este cambio o no, depende de lo que pase en un futuro.

      Reply

      • Avatar
        January 30, 2017

        ¿Estás seguro?.

        El 25 % de algo sigue siendo el 25 %, que en VW es una cifra mucho más importante que en la empresa inglesa.

        Pero es que además a lo peor en VW, podría llegar al 50, 75 %, que sería una cifra mucho más mareante, además de ser un porcentaje suicida.

        Por eso no se que están más sobrevaloradas si las acciones de Tesla, por lo que representa a futuro, o las acciones de VW, basadas en unos beneficios de un negocio obsoleto a exterminar.

        Mientras lo primero es un secreto a voces, lo segundo se trata de ocultar, de defender y convencer a toda costa de lo contrario.

        Yo si se que me da más mala espina como inversionista.

        Reply

        • Avatar
          January 31, 2017

          Pues yo no veo cómo VW puede baja un 50% por anunciar que se pasan a lo eléctrico.

          Fabricabamn coches y seguiran fabricando coches, no hay diferencia.

          En cambio, Torotrack, que hace transmisiones variables, Garret y KKK que hacen turbos, la parte de Mahle que hace pistones, segmentos, camisas, bielas, árboles de levas. etc, etc… ¿cómo quedan si ven que una marca importante anuncia que va a dejar de pedirles piezas?

          VW, GM, PSA, Suzuki… “simplemente” cambiarán algunos de sus proveedores y esos serán los que tengan que dar un giro radical a su modelo de negocio… o desaparecer.

          Reply

          • Avatar
            January 31, 2017

            Toda su infraestructura dedicada al diseño, investigación y fabricación (no solo de componentes viven esas empresas), de motores, transmisiones, y parafernalia adjunta (refrigeración, lubricantes, combustibles, depósitos, etc.) estaría de más: O se reciclaba (difícil), o desaparecía.

            Resulta que ese es el núcleo duro de esas empresas, y por las que han mangoneado el mercado con sus relojes de cuco. Ya me dirás que pasaría.

            Eso no quiere decir, que si luego sobrevivieran y fabricaran buenos coches eléctricos pudieran recuperar su nivel, pero de momento tendrían que pasar el Rubicón, y partiendo de cero en el campo eléctrico demostrar que también construyen coches eléctricos buenos. Con otras empresas ya construyéndolos con éxito y a un nivel difícil de alcanzar rápidamente.

            Por otra parte, las últimas hornadas de coches térmicos se quedarían sin vender o su venta se reduciría mucho (digamos un 90 %). ¿Que impacto tendría eso en su cuenta de resultados?. Las nóminas y los proveedores se deberían seguir pagando.

            No podrían dejar de fabricar un número determinado de piezas de recambio o encargarlas (¿A quien si los proveedores ya se han orientado y saben que es un mercado con fecha de caducidad?).

            Uno de sus principales negocios (los recambios), se convertiría en una pesadilla: O los subían de precio o no sería rentable. Deberían seguir manteniendo su logística.

            Los últimos compradores de térmicos podrían desencadenar avalanchas de denuncias por estafa, falta de recambios, talleres, precios abusivos etc.

            ¿Como crees que eso repercutiría en la bolsa?

            ¿Y los bancos que los financian?

            Reply

          • Avatar
            January 31, 2017

            Buena parte de la “empresa actual” se perdería, la que no pueda reconvertirse. Ahí está el anuncio de 30.000 puestos de trabajo que desaparecerán en los próximos 5 años. No parece que eso haya afectado a su cotización en bolsa.

            No es el núcleo duro del fabricante, toda vez que va casi todo “subcontratado” a otra empresa. Mismamente, el cambio DSG, orgullo de VAG, es un desarrollo conjunto con Getrag, que tras el tiempo acordado, ha quedado libre para venderlo a un competidor directo como Ford (PowerShift) o Ferrari (el cambio F1 desde el California)

            Si quieren hecer una cosa, buscan los socios adecuados, no se ponen desde cero a construir desde los planos hasta los moldes para las piezas.

            Con las últimas hornas de coches, pasará lo que pasa con los modelos viejos: serán empresas auxiliares las que se hagan cargo de las piezas, tras llegar a un acuerdo entre partes. Sólo aquellos que tengan bien amarrada la exclusividad se dedicarán a ello. Y posiblente porque también sean capaces de suministrar piezas en la “nueva era”.

            Piensa en las marcas que ya no existen, como Rover o, aquí en España, Santana. Pues sigue habiendo juntas de culata para los Mini originales y los 2500 DC.

            Y si no hay piezas, pues está claro: a cambiar coche toca o a joderse. Si algo hemos demostrado los consumidores es que al final acabamos tragando lo que sea…

            Y los bancos, si ven negocio, invierten sin problema. Ya vendrá el estado a rescatarlos, directa o indirectamente, a través de la empresa automovilística.

            Reply

          • Avatar
            January 31, 2017

            Te veo muy conformista con lo que venga, pero aún así yo no comparto que rescatemos bancos, que rescaten a VW y nos callemos.

            300.000 puestos de trabajo solo es un aperitivo.

            Lo malo es que VW vende muchos millones de coches y depende de esas ventas. Comparar con marcas desaparecidas, que además vendían mucho menos, no es lo que planteabas, ¿o ha sido el subconsciente?. Estamos hablando de supervivencia.

            En definitiva: Mi opinión es otra, como queda claro.

            El tiempo lo dirá.

            Reply

          • Avatar
            February 01, 2017

            Si no queires pensar en marcas desaparecidas, un caso extremo, piensa en modelos que ya no se fabrican. ¿Crees que en Citroën aun fabrica retrovisores para las miles de C-15 que aun ruedan por Europa? ¿O Renault cajas de cambio para la primera generación del Megane?

            Habrá caso especiales, pero la ley sólo obliga a ofrecer recambios hasta 10 años después del final del modelo (así que en 2027 Seat ´descatalogará los faros, el salpicadero o los retrovisores del Ibiza IV), pero ¿los hace la propia Seat? ¿O más bien firma un acuerdo con las empresas suministradoras para que sigan fabricándolas?

            Y 10 años después, habrá componentes “marca blanca” y otros saldrán de los desguaces. Ahí están los que restauran clásicos más o menos populares.

            Reply

      • Avatar
        January 31, 2017

        Que manía tienes, Perico, de defender a Mr. VaporWare.
        En todas las noticias igual.
        O trabajas para ellos, o algo parecido, se ve tu “objetividad” de lejos.

        Reply

  5. Avatar
    January 30, 2017

    Vamos, vamos, vamos….que el tiempo es oro. Vamos a por el éléctrico. Es nuestro futuro.

    Reply

  6. Avatar
    January 30, 2017

    Creo que todos los grandes fabricantes de componentes de motores térmicos saben que van a tener que estar preparados para el vehiculo eléctrico, la que no ha salido a la palestra diciendo que están trabajando en los VE, lo estarán haciendo de tapadillo, es un nuevo mercado que les puede suponer la quiebra si no dan la talla, por eso creo que tanto Valeo, Bosch, Hella, Magna, Continental, Siemens, Man Filter, Philips, Osram…etc… Tienen sus investigaciones en ” cosillas” para el VE.

    Reply

    • Avatar
      January 31, 2017

      Algunos como Bosh, Osram y Siemens son grandes experto en todo tipo de sistemas electrónicos, realmente para ellos lo natural es lo eléctrico y donde son punteros.

      Reply

Leave a comment