5 maneras de hacer que los coches eléctricos sean rentables para los fabricantes

punto-recarga

Fabricar coches con motor térmico es más rentable para los fabricantes. Tan simple como que es una tecnología amortizada sobre la que aplican economías de escala, dado el volumen de producción. Los coches eléctricos en cambio necesitan de un elemento todavía muy costoso y desconocido para los grandes fabricantes: las baterías. Quizá por eso algunos se han movido cautelosamente en este nuevo terreno en lugar de lanzar agresivas campañas en favor del VE.

Pero el mundo está cambiando, cada vez hay más interés y demanda de vehículos eléctricos, además de las cada vez más rigurosas normativas medioambientales que se ocupan de estrangular a los fabricantes. Consecuentemente las baterías están bajando de precio, pero aún pasarán algunos años hasta que los costes de fabricación de coches eléctricos compitan con la tecnología hasta ahora dominante.

La consultora McKinsey ha publicado un informe dirigido a la industria del automóvil, sugiriendo algunos consejos para que la transición hacia el coche eléctrico sea lo menos dolorosa posible y que pueda ser rentable a medio plazo. Como mínimo, se trata de acabar con los modelos de compromiso desarrollados a regañadientes para cumplir con las normativas, buscando propuestas con mejor aceptación del público y visos de rentabilidad.

Por ahora el mercado global de turismos eléctricos sigue siendo muy pequeño, apenas 773.563 unidades vendidas a nivel mundial en 2016, de manera que los fabricantes aún están a tiempo de definir o redefinir sus estrategias eléctricas. Sin embargo, deberían actuar con cierta urgencia si no quieren perder su parte del pastel.

renault-zoe-flins

1. Empezar ofreciendo modelos de autonomía moderada, enfoque urbano y bajo coste. Contraria a la estrategia de Tesla, este enfoque permite hacerse con una porción importante del mercado, como son los vehículos de ciudad que estadísticamente recorren distancias inferiores a 40 km diarios en promedio.

Aunque los vehículos premium de elevadas prestaciones y autonomía están teniendo éxito, los estudios afirman que cuando el VE llegue al mercado masivo, la nueva ola de compradores van a querer modelos asequibles para el día a día y esta porción de mercado será mucho mayor que el nicho del turismo de lujo. Menos batería y más demanda, menor coste.

2. Emparejar coches eléctricos competitivos a nuevos modelos de negocio. El negocio no será simplemente fabricar y vender coches, habrá que añadir valor a la propuesta con ideas como programas de car-sharing, entre otras. Tomando ventaja de un menor coste de explotación y haciendo frente a una mayor inversión inicial, la estrategia podría ser ofrecer la tecnología como una oportunidad de negocio para el usuario final.

Los fabricantes tendrán que adaptarse a estas nuevas tendencias y tendrán que ser creativos buscando partners y nuevos modelos de negocio que saquen partido del vehículo eléctrico para ofrecer nuevas formas de movilidad. En definitiva, estimular la demanda de vehículos eléctricos más allá de los canales habituales. Más que vender coches, vender un servicio o un paquete de servicios basado en un producto.

3. Pedagogía y comunicación. Mientras que entre un 30% y un 45% de los consumidores en Estados Unidos y Alemania dicen haber considerado comprar un coche eléctrico, menos del 5% están comprando vehículos eléctricos, según las encuestas. Poca gente compra algo que no entiende cómo funciona o todavía peor, algo que no sabe que existe.

Con una adecuada estrategia de marketing y comunicación, se podría educar al consumidor sobre las ventajas de conducir un vehículo eléctrico, reduciendo la brecha entre interés y compra.

El ejemplo a seguir es Tesla, que conoce muy bien esta problemática y no sufre el conflicto de intereses al que se enfrentan los fabricantes tradicionales. Una vez se decidan a apostar en serio por el coche eléctrico, deberían convertir sus concesionarios y puntos de venta en centros de información donde explicar los hechos y ofrecer experiencias que ayuden a promover esta tecnología. Sobre todo, hacer hincapié en las barreras mentales que aumentan la ansiedad por autonomía, haciendo ver a los potenciales usuarios las fortalezas del vehículo eléctrico.

tesla-model-s-60-netto-preis-unter-60000-euro-kaufpraemie-deutschland

4. Conoce a tu cliente objetivo. Hay muchos tipos de consumidores interesados en vehículos eléctricos. Hay early adopters o ‘frikis’ de la tecnología que simplemente quieren ser los primeros en disfrutar de un VE, hay quienes buscan el estatus que brinda la exclusividad, otros que están verdaderamente preocupados por el medio ambiente, personas que únicamente buscan economizar en sus desplazamientos, etc.

Si los fabricantes pudiesen adaptarse a estas diferentes verticales, lograrían ofrecer algo más, aprovechar la disrupción tecnológica de la propulsión eléctrica para agregar valor al producto, en lugar de hacer coches convencionales como quien elije gasolina, diésel o eléctrico. No se trata de un combustible alternativo, va mucho más allá que eso.

5. No esconderse e ignorar la tendencia de la electrificación. Las industrias de la energía y del transporte están afrontando una revolución tecnológica que no tiene ninguna intención de detenerse y dar marcha atrás. Cuanto antes se den cuenta y acepten el cambio que se avecina, más posibilidades de continuar en el negocio y crecer.

El motor térmico es una tecnología que seguirá existiendo y dando beneficios, pero veremos su declive y no está muy lejos. Por si fuera poco, hay otras disrupciones tecnológicas como la conducción autónoma que complementan y refuerzan la movilidad eléctrica. No tiene ningún sentido perder una oportunidad por aferrarse a un modelo de negocio con fecha de caducidad.

Via | Greentech Media



Energias renovables

15 Comment responses

  1. Avatar
    February 10, 2017

    Estoy seguro de que los muchos expertos en estrategia de marketing que tienen las grandes marcas leerán esta entrada del blog para ponerse al lío. Qué suerte que les hayas abiertos los ojos.

    Reply

  2. Avatar
    February 10, 2017

    aparte de no tener autonomía real encima recomienda no utilizarla toda, no hay puntos de recarga, precios altísimos,si se fabrica a gran escala se vende a precio de combustión.
    la mejor publicidad la da un cliente satisfecho

    Reply

  3. Avatar
    February 10, 2017

    El análisis inicial de esta entrada es erróneo.
    Fabricar coches térmicos o no, no es un problema de rentabilidad.
    Es un tema de fabricar lo que la gente compra.
    Los fabricantes sin duda se benefician de la complejidad del motor térmico, porque sirve como barrera de entrada para nuevos fabricantes.

    Y no se trata de una tecnología amortizada. Es una tecnología que no ha dejado de evolucionar continuamente, y la tecnología tiene una vida muy corta. Los bloques motor cambian, todos los accesorios cambian. Continuamente.
    El 1.9 de hace pocos años, hoy no sirve, y es un 1.4. Y luego pasa a ser un 1.5, porque es mejor. y además del bloque, cambian los pistones, los inyectores, los cigüeñales. Por supuesto, todos los accesorios, tales como turbos, sistemas de escape, de recirculación, bombas….
    No hay nada “amortizado”.
    Todo se amortiza en plazos muy breves, porque en 5 años, ese motor que acaba de empezarse a montar hoy, ya dejará de producirse, y será sustituido por otro.

    Vamos, que si alguien cree que el motor actual de un coche se parece en algo al del 127 que compró su padre, está muy equivocado.

    Reply

    • Avatar
      February 10, 2017

      Otros lo vemos de otra manera.

      Los motores de combustión siguen siendo lo mismo desde hace 100 años, poco eficientes y no ofrecen nada nuevo que no haya pasado por la aviación (turbo, multiválvulas, ABS) por la electrónica (ignición, inyección, ESP) por la seguridad (cinturones, airbag, chásis) o de accesorios (navegación, comunicación).
      Es decir, nada rompedor como las televisiones planas, los smartphone o la interoperabilidad.
      Mi siquiera esos mismos motores son multifuel como los poco ofertado/demandados de GLP o de GNC y siempre a expensas de una subvención.

      En fin: “cambiamos algo para que nada cambie”

      Reply

    • Avatar
      February 10, 2017

      añadir más piezas a los relojes de cuco no es evolucionar tecnologicamente, hay una maxima que dice “lo más simple, siempre es mejor”.

      Tu ves mucha evolución, pero yo desde los tdi de 1992 no veo que hayan cambiado absolutamente nada, sí han hecho sus “trucos” los del dieselgate, pero aparte de la centralita electronica que hace que un coche con la misma cilindrada tenga “más” caballos, no han hecho NADA.

      Que intenten vender lo que tienen todo el tiempo que puedan es lo que saben hacer, que los clientes demanden otras cosas y abandonen sus productos tambien ocurrira.

      Tu sigues usando tu nokia?, pues ya sabes que va a ocurrir (sabemos que va a pasar, lo que no es cuando, pero más rapido de lo que a ellos les gustaría).

      Reply

  4. Avatar
    February 10, 2017

    Vamos es asi de simple un deposito de combustible vale 30 € fabricarlo una bateria decente 14000
    aquei esta el moco porque practicamente lo demas es equiparable en precios .La chapa lo mismo ,unidades de tracion lo mismo los motores electricios y hawrware asociado es caro etcc

    Reply

    • Avatar
      February 10, 2017

      Curiosa comparación la tuya (aunque no creo que los precios sean reales). Si tenemos en cuenta que el deposito de combustible lleva 100 años fabricándose y el pack de baterías, con verdadero interés, llevará como mucho 5 años, es fácil adivinar que en no mucho tiempo esos 14000 euros que tú dices se habrán reducido a la mitad.
      Luego llega lo que cuesta llenar cada uno de esos sistemas. El depósito de combustible estará en torno a los 60 euros mientras que una autonomía similar costaría unos 15-18 euros. Si gastamos eso para hacer 1000 kilómetros, a los 200.000 kilómetros habríamos gastado 12.000 euros en combustible y 3000-4000 euros en electricidad. La diferencia viene a ser más de lo que seguramente cuesten esas baterías decentes en poco tiempo y de regalo habremos ayudado a nuestros pulmones y oídos.
      Ahora, que entiendo que la gente siga criticando el coche eléctrico eh, tantos años adoctrinándonos han valido para algo.

      Reply

      • Avatar
        February 10, 2017

        Acabo de caer en que estábamos hablando del coste para el fabricante, por lo que mi comentario tiene poco sentido, pero bueno, ahí dejo las cuentas hechas por si alguien necesitaba hacerlas, jeje. Mis disculpas.

        Reply

    • Avatar
      February 10, 2017

      así de simple fabricar un motor eléctrico cuesta 1000€ uno térmico 6000€…(sí es que cuando simplificamos pues pasa lo que pasa).

      Reply

      • Avatar
        February 11, 2017

        no se yo… la electrónica de potencia es cojonudamente cara, al menos a nivel de usuario, no se lo que le costará al fabricante.

        Reply

  5. Avatar
    February 10, 2017

    Los “rigurosas normativas medioambientales” han permitido unos coches diesel contaminando a lo bestia y cuando les han pillado ninguno de los delincuentes ha ido a la cárcel.
    No hay que darle consejitos a los fabricantes. Hay que prohibirles vender maquinas contaminantes y listo.
    Parecen unos pobrecitos que están un poco perdidos y que hay que ayudarles y animarles cuando son una mafia más.

    Reply

    • Avatar
      February 10, 2017

      Se puede decir más alto pero no más claro

      Reply

  6. Avatar
    February 10, 2017

    A mi este análisis me suena a lo de siempre del márketing, a ver como les vendemos algo al personal.

    Los eléctricos ni tienen que ser diferentes, ni dirigidos a no se qué público… los eléctricos tienen que ser el 100% de las cosas, lo cual pasará mediante dos vías:

    1 – Los gobiernos obliguen prohibiendo o poniendo impuestos a los térmicos para que de verdad se pague lo que está costando a la sociedad la contaminación.

    2 – La tecnología mejore tanto que salga más barato un eléctrico a un mismo nivel de prestaciones.

    Lo demás, desde mi punto de vista, son pajas mentales, aunque, claro, las grandes consultoras tienen que hacer informes…

    Reply

  7. Avatar
    February 11, 2017

    El cambio al VE es inexorable y sólo es cuestión de tiempo. Aunque se empeñen las grandes marcas en no publicitarlo y en retrasarlo todo lo posible el aumento en sus ventas va a ser exponencial. No hay color entre un VE y uno tradicional. El cambio a mejor para el eléctrico es ABISMAL. Quien los prueba no quiere volver a saber más de los térmicos. Simplemente el “boca a boca” se encargará de cambiar el panorama de la movilidad

    Reply

  8. Avatar
    February 12, 2017

    El rendimiento de un motor de combustión esta entre un 20% y un 25% y el de un eléctrico no baja de un 80% eso lo dice todo. Si además añadimos los perjuicios medioambientales y económicos de los combustibles fosiles no hay color. Pero como nos mandan una panda de inútiles y los que quieren entrar solo piensan en trincar poco podemos hacer

    Reply

Leave a comment