Alemania insta a China a permitir un acceso justo a su mercado de automóviles

El ministro alemán de asuntos exteriores Sigmar Gabriel, pide a su homólogo chino Wang Yi que haya señales claras de un tratamiento igualitario para todas las compañías extranjeras que operan en el país asiático. Alemania quiere que China permita un entorno de negocios más justo para las firmas extranjeras, especialmente para los fabricantes de automóviles alemanes, que buscan entrar en la ambiciosa estrategia de Pekín hacia la movilidad eléctrica. Las empresas alemanas llevan tiempo quejándose de los obstáculos para invertir o adquirir negocios en China, donde el gobierno juega un papel más intervencionista.

Sus preocupaciones han adquirido mayor urgencia desde que Estados Unidos está enfocando su estrategia de crecimiento en la industria nacional, y también desde que el Reino Unido planea salir de la Unión Europea; situaciones que podrían debilitar los intereses comerciales de Alemania, entre otros países comunitarios. “China ha vuelto a prometer que quiere encaminarse hacia la liberalización del mercado,” dijo Gabriel después de hablar con Wang en Bonn, donde los ministros de asuntos exteriores de las principales economías del G20 se están reuniendo. “He pedido al ministro Wang que priorice con carácter urgente estas políticas, buscando un tratamiento justo para las empresas extranjeras en China, por ejemplo en el sector del vehículo eléctrico.”

China adelantó a Estados Unidos el pasado año y se ha convertido en el mayor productor de coches eléctricos puros, gracias a un conjunto de incentivos gubernamentales que promueven el cambio de modelo energético, a medida que el país se enfrenta a severos problemas de contaminación. Las ventas de coches eléctricos e híbridos enchufables han aumentado un 60% de enero a noviembre hasta llegar a 402.000 vehículos. En 2020, China quiere 5 millones de coches enchufables en sus carreteras. Volkswagen ha firmado un acuerdo con la china JAC Motor en septiembre para explorar la fabricación conjunta de vehículos eléctricos.

Por su parte, China también tiene sus preocupaciones sobre lo que ven como proteccionismo europeo, principalmente el rechazo de la UE de conceder a China el “estatus de economía de mercado”, algo que Pekín afirma que es desde hace 15 años, cuando se incorporó a la Organización Mundial del Comercio. Aunque el comisionado alemán de la UE llama a los chinos ‘ojos rasgados’ mientras se mofa de la delegación ministerial, el ministerio chino de asuntos exteriores afirma que Wang ha comunicado a Gabriel que China espera de Alemania un comportamiento proactivo, a la hora de presionar a la Unión Europea para que conceda dicho estatus.

A pesar de los desacuerdos con China sobre la obstrucción a la inversión extranjera, sus exportaciones masivas de acero, entre otros asuntos, la Unión Europea ve a Pekín cada vez más como un aliado crucial contra las presiones proteccionistas de la administración de Donald Trump. La UE, en la que Alemania es la mayor economía, está preparando una cumbre con China en abril o mayo, en Bruselas, para promover el libre comercio y la cooperación internacional.

Relacionadas | China apuesta por el coche eléctrico: aquí tienes 5 nuevos modelos de fabricantes locales
Via | South China Morning Post

 



Energias renovables

9 Comment responses

  1. Avatar
    February 19, 2017

    …le dijo la sartén al cazo.

    Reply

    • Avatar
      February 19, 2017

      Ok

      Reply

    • Avatar
      February 20, 2017

      nunca mejor dicho, como siempre en europa, a la cola del mundo

      Reply

  2. Avatar
    February 19, 2017

    Delicioso ejercicio de cinismo y prepotencia por parte de la industria alemana, acostumbrada a ningunear a los politicuchos de pacotilla europeo que se doblegan ante sus exigencias.

    Y pide eso un país que le ha puesto aranceles por la cara a los paneles fotovoltaicos de origen chino.

    Hay que tener el morro de un oso hormiguero para pretender venderle coches contaminantes, y promotores del cáncer de pulmón, a un país con uno de los problemas de contaminación en sus ciudades más acuciante del mundo.

    Más mierda, en forma de humos llenos de micropartículas de hollín generados por tartanas supuestamente sofisticadas, en ciudades donde ya sería irrespirable el aire sin tener en cuenta el tráfico rodado.

    Alemania se va a llevar una hostia en su industria de locomoción como la que se llevó Kodak cuando se rieron de la fotografía digital.

    Reply

  3. Avatar
    February 19, 2017

    Dentro de todas las contradicciones de Alemania tambiñen hay cosas en las que tiene parte de razón.

    No es de recibo que si hay 2 empresas que fabriquen coches eléctricos en China donde una es 100% china y otra está participada por una europea se busque la forma de subvencionar a la 100% china en detrimento de la participada.

    Reply

  4. Avatar
    February 19, 2017

    Alemania no contenta con su “China Europea” particular creada por ellos, de la que forma parte España, quiere entrar en la verdadera China a lo grande, pero ahora cediendo en lo que le interesa, porque lo necesita para su supervivencia.

    Ha utilizado su supremacía en Europa, para mover a su antojo la divisa y la estrategia económica, en función de sus intereses, importándole un pimiento lo que le sucediera a sus sumisos “socios”.

    Ahora quiere formar alianzas con empresas chinas, vendiendo eléctricos, lejos del mercado europeo, no sea que los vean aquí, y a la gente les dé por no comprar térmicos, y de paso les sirve de entrenamiento y lanzadera necesarios, para en su momento dar el vuelco en Europa.

    Ya saben desde hace tiempo que no es posible vender eléctricos de verdad y precio de verdad, a la vez que térmicos, por lo que necesitan precisamente eso, tiempo para prepararse y dar el vuelco en Europa, que será rápido, pero cuando ellos lo decidan y estén preparados, en donde por supuesto, en lo último que piensan es en sus “socios” y las fábricas, empresas y parados que dejen en territorio no alemán.

    Tesla, los chinos y en este caso también Trump con los aranceles, han precipitado los acontecimientos y están buscando soluciones a la desesperada, aunque intenten dar apariencia de calma, e intenten vender la imagen de una transición lenta y controlada.

    El colmo para ellos ha sido la noticia de GM y PSA. PSA con el salvavidas que ha encontrado, si se hace realidad la utilización de la tecnología Bolt, les pasaría por encima, y pondría en Europa la referencia de lo que debe ser un coche eléctrico actual. Además seguro que el estado francés les suministraría pasta por algún medio si fuera necesario, y los alemanes se callarían, porque tienen mucho que callar. Entre PSA y Renault, mira por donde, la industria automovilística europea, cambiaría de líder.

    El segmento de lujo en EEUU lo están perdiendo, cuando se venda el Model III, perderán ese segmento, y además los aranceles los terminarán de frenar en ese mercado vital para ellos.

    Los chinos han puesto vetos y se han espabilado, pero como les interesa poner palos en las ruedas de Trump, intentarán algún tipo de alianza con los alemanes, por eso se han visto los ministros. Eso pondrá a Alemania como enemigo claro de EEUU, y de paso a los que vamos en el furgón de cola de la UE, que recibiremos palos sin saberlo ni merecerlo, como siempre, y seguro que pagamos el pato más que nadie.

    Reply

  5. Avatar
    February 19, 2017

    Que coches eléctricos les van a vender si no fabrican ninguno, primero que empiecen a fabricar y luego seguro que se los compran, o que se creen que pueden salirse de rositas como el dieselgate sin pagar nada, no se puede ser más demagogo

    Reply

  6. Avatar
    February 19, 2017

    En un comercio justo las balanzas comerciales estarían equilibradas. Sería necesario implementar un sistema como el Bancor que propuso Keynes.
    Por otra parte, la mayoría de paises salen perjudicados por china, excepto alemania. Alemania se aprovecha de la UE para su comercio internacional.

    Reply

Leave a comment