Tesla actualiza su patente para recargar baterías de metal-aire

Wallbox

Tesla al igual que muchos otros desarrolladores, no para de investigar buscando mejorar las capacidades de sus baterías. Lograr más autonomía, y además extender la vida útil de las celdas se ha convertido en una carrera al sprint. El penúltimo capítulo lo hemos podido ver el pasado mes de febrero, cuando los norteamericanos presentaron una patente de una batería de metal-aire.

Una celda que emplea un ánodo metálico como cualquier celda de iones de litio, pero utiliza oxígeno proveniente de fuera a modo de cátodo. Permite reducir el peso considerablemente y por tanto, ofrece el potencial de mejorar la densidad energética.

La idea de Tesla de emplear un sistema híbrido basado en una batería de ion-litio y otra de metal-aire que pudiera actuar como un extensor de autonomía cero emisiones, parece haber sido abandonada. Varias empresas están trabajando en desarrollar tecnologías similares, pero hasta ahora no se han materializado en ningún vehículo eléctrico de los que hay en el mercado. Recientemente Tesla consiguió otra patente relacionada con el tema. Esta es sobre la recarga de baterías metal-aire. A continuación, el resumen de la patente:

Un método para recargar una batería de metal-aire a la máxima potencia posible, manteniendo la concentración de oxígeno en el ambiente por debajo de un límite prestablecido, por tanto minimizando los riesgos asociados con la generación de oxígeno durante el ciclo de carga.”

JB Straubel, cofundador y CTO de Tesla, aparece en el listado como uno de los inventores de la nueva tecnología recientemente patentada. Después de que Tesla liberara todas sus patentes en 2013, cualquier compañía puede usar esta patente, así como cualquier otra, con la condición de que su objetivo sea fabricar vehículos eléctricos. La firma sigue solicitando patentes, aunque no tan a menudo como solía hacer, con el objetivo de protegerse a sí misma de ser bloqueada por otra corporación que esté intentando patentar las mismas tecnologías.

En cualquier caso, especulaciones aparte, el hecho de que tengan nuevas patentes sobre baterías metal-aire no implica que Tesla esté más cerca de incorporar esta tecnología en sus próximos vehículos. Todavía hay algunos problemas con las baterías metal-aire que necesitan ser resueltos para poderse emplear en vehículos eléctricos, especialmente en cuanto a costes y ciclo de vida.

En la patente, Tesla afirma que el nuevo método de carga soluciona parcialmente algunos de estos inconvenientes, como controlar el suministro de aire durante el ciclo de carga. Está por ver si algún día la tecnología patentada será útil, o si por el contrario, la densidad energética del ion-litio aumentará tan deprisa que hará que el metal-aire sea irrelevante.

Relacionadas | Tesla Motors tras una batería híbrida

Vía | Insideevs


Tagged

Energias renovables

8 Comment responses

  1. Avatar
    May 14, 2017

    Cualquier avance en las baterías es bienvenido, es lo único que separa a los coches eléctricos de los térmicos en cuanto a precio.

    Reply

  2. Avatar
    May 14, 2017

    Hay que mejorar las baterías en autonomía, degradación y precio. Y este es el camino.

    Reply

    • Avatar
      May 14, 2017

      Tesla abriendo el camino ¿eh?

      Reply

  3. Avatar
    May 14, 2017

    Desde luego, que esta bien podría ser la tecnología definitiva si finalmente se consiguen solucionar todos sus inconvenientes. Pero no para todas las aplicaciones posibles. El hecho de tener que tomar el oxígeno del aire la sometería a los mismos condicionantes que los motores de combustión, como una posible pérdida de rendimiento con la altura (aviones). ¿Os imaginais tener que meter un turbo eléctrico para comprimir el aire en la admisión y mejorar el rendimiento?

    Reply

  4. Avatar
    May 14, 2017

    No me mola nada que genere oxígeno durante la carga, si tienes el coche en un garaje cerrado te verías obligado a poner ventilación forzada, ya que si aumentas el oxígeno creo que se aumenta el riesgo de explosión ante cualquier chispa (pulsador de luz por ejemplo). A parte del colocón que te puedes pillar al entrar al garaje.

    Reply

    • Avatar
      May 14, 2017

      Cierto, pero la patente parece ir precisamente de un sistema de carga que mantiene la generación de oxígeno a raya. Por cierto, de donde sale el oxígeno de la carga? Queda embebido en el electrolito o electrodo (oxido?) durante la descarga?

      Reply

    • Avatar
      May 14, 2017

      En realidad es relativamente difícil encontrarse en un “garaje estanco”, más que nada porque se suponeq que los garajes son lugares cuya normativa exige un determinado grado de ventilación precisamente para evitar acumulaciones excesivas de gases peligrosos como por ejemplo el monóxido de carbono propio de la combustión en el motor.
      Lo que sí resulta más peligroso es el hecho de que se acumule oxigeno por el hecho de que el garaje esté en un sotano, ya que el oxigeno es un gas relativamente pesado que tiende a acumularse en zonas profundas y por tanto es posible que de ahí surja algún problema. Pues atmosferas con un 25% o más de oxigeno se consideran explosivas.

      En cualquier caso habría que valorar realmente cuanta cantidad de oxigeno emite una batería como para que realmente suponga un peligro potencial…

      Reply

  5. Avatar
    May 14, 2017

    Ojalá generasen tanto oxígeno como para tener que evacuarlo con el sistema de ventilación de los garajes.
    Sería tan sencillo como añadir un sensor de oxígeno al que ya hay de monóxido. A cambio tendríamos una fuente de generación de nuestro más preciado gas.
    Pero vamod, que va a ser que no.

    Reply

Leave a comment