La próxima generación del Volkswagen Up podría llegar sólo con sistemas eléctricos

Aunque en los últimos años los todocaminos se han llevado todos los titulares, la realidad es que en mercados como Europa los compactos y los urbanos todavía son opciones muy solicitadas y que ocupan el 30% de las ventas. Algo que sumado a la entrada de las nuevas normas sobre emisiones obligan a los fabricantes a redoblar esfuerzos buscando la fórmula de compensar el éxito de los SUV, y al mismo tiempo atender la demanda en los modelos urbanos.

Uno de los que parece que moverá ficha en los próximos meses será Volkswagen. Según indica la prensa alemana, sobre la mesa del consejo hay tres opciones para afrontar un escenario donde dar guerra en el segmento de los modelos por debajo de los 4 metros.

El plan A es usar el chasis PQ para crear nuevas propuestas con diseños atrevidos y más jóvenes. El plan B sería utilizar la plataforma MQB para albergar a la nueva generación. El problema es que dentro del consejo de VW parece que ninguna de las dos opciones gusta, la primera apenas supondría cambios respecto al escenario actual, y la segunda supondría una elevada inversión dentro de un segmento con márgenes muy bajos.

 

Por lo tanto hace falta un plan C. Y este no sería otro que usar la nueva plataforma MEB, y crear una gama exclusivamente eléctrica. Algo que permitiría rebajar los costes, y al mismo tiempo facilitará al fabricante acceder a un nivel de reducción de emisiones mucho mayor que les ayude a compensar la expansión de los todocaminos, y sin la inversión necesaria en una nueva plataforma.

Pero esta idea no sería simplemente descartar las motorizaciones de combustión en favor de las eléctricas, sino que además supondría dar un salto adelante muy importante en las capacidades de estas últimas. Aprovechando toda la experiencia lograda con el desarrollo de la gama de coches eléctricos, el E-Up contaría con un sistema de propulsión más potente, y una batería de mayor capacidad. Algo que le permitiría aumentar de forma importante su actual autonomía, de apenas 160 kilómetros bajo el ciclo NEDC.

También se ampliaría la oferta, y además de un urbano, VW estaría pensando en variantes todocamino, que competirían en un segmento en pleno crecimiento y que no para de aumentar su oferta incluso entre los modelos más compactos. También habría espacio para vehículos industriales eléctricos, pensados para el reparto dentro de las ciudades, e incluso micro autobuses eléctricos.

Y es que a pesar de que la familia de urbanos del grupo, Up, Skoda Citigo, Seat Mii, no han sido especialmente exitosos, Volkswagen si ve un hueco en el mercado pero dejando atrás los sistemas con motor de combustión, y aprovechando las mejoras de elementos como las baterías para ofrecer vehículos más competitivos en todos los sentidos.

Un movimiento que no sería el primero de este estilo, y es que recordamos que Daimler ha comenzado a reorganizar a su marca Smart, que en breve dejará de vender versiones gasolina para centrarse en exclusiva en los modelos eléctricos.

Relacionadas

Vía | Automobilemag



Energias renovables

1 Comment responses

  1. Avatar
    November 23, 2017

    Pues a mi este coche me gusta, la variante mas cara es muy guapa, para mi no me sirve, pero es el segmento que por narices debería de ser eléctrico puro, es mejor para las marcas, para los usuarios y para las ciudades.

    Un segundo coche, muy guapo, y con 80cv estos coches vuelan.

    Reply

Leave a comment