Una empresa quiere organizar la primera carrera de coches voladores en el año 2019, y llevarán las mismas baterías que un Tesla

Una compañía australiana llamada Alauda anunció esta misma semana sus planes para organizar la primera carrera de coches voladores de la historia en el año 2019. Por el momento han construido un primer prototipo a escala del modelo que emplearían, una suerte de dron con forma de monoplaza de competición llamado Alauda Mark 1 Airspeeder, con el que planean realizar las primeras pruebas en 2018.

Hasta el momento, la mayoría de los ingenieros involucrados en este tipo de proyectos afirman que estos drones de gran tamaño sólo tendrá aplicaciones prácticas en servicios de taxi aéreo, como puede ser el que está desarrollando Airbus. Sin embargo, Alauda quiere construir un vehículo prestacional orientado a la competición.

Matt Pearson, director ejecutivo de Alauda, opina que al igual que los coches inicialmente fueron pensados como medio de transporte pero después se usaron para competir, con los llamados “coches voladores” terminará ocurriendo lo mismo.

Pearson cree que este enfoque fomentará la competitividad y empujará el desarrollo tecnológico hacia adelante de forma decisiva. Una filosofía similar a la que utilizan algunos de los participantes de la Fórmula E, las carreras de drones y las competiciones de lucha de robots.

La empresa lleva dos años trabajando en la sombra, y están colaborando con las autoridades australianas para que su vehículo cumpla con todas las normativas relativas al tráfico aéreo del país una vez esté en funcionamiento. Alauda planea realizar una primera demostración en enero de 2018, con un modelo real (y no un prototipo a escala como hasta ahora), tripulado por un humano.

El Alauda Mark 1 es realmente una aeronave eléctrica de vuelo a baja altura. Debería ser capaz de transportar a un solo piloto, así como de alcanzar velocidades superiores a los 200 km/h. Sus cuatro hélices estarán impulsadas por motores eléctricos de gran potencia, y sus baterías utilizarán las mismas celdas Panasonic que las que emplea el Tesla Model S.

El Mark 1 usará numerosos sensores para garantizar la seguridad del piloto durante las carreras, si bien no se ha especificado qué tipo de sistemas de seguridad incorporará. Realmente no es un coche ni un avión, por ello Alauda ha decidido utilizar el término “Airspeed”, proveniente de la ciencia ficción, para designar esta nueva categoría de vehículos.

Relacionados

Fuente | The Verge



Energias renovables

7 Comment responses

  1. Avatar
    December 13, 2017

    Esperemos que pongan las hélices carenadas si no vamos a ver mucha casquería.

    Reply

    • Avatar
      December 13, 2017

      Bien visto eso, deberían ponerles ducted fan…

      Reply

  2. Avatar
    December 13, 2017

    No pueden ser 50 MW…

    Reply

  3. Avatar
    December 13, 2017

    Póngame 100 de esos

    Reply

  4. Avatar
    December 13, 2017

    Mola. Diversión garantizada. Ahora, que como algún coche se salga de la pista, vamos a ver tripas desparramadas hasta el infinito y más p’allá.

    Reply

  5. Avatar
    December 13, 2017

    ” la primera carrera de coches voladores en el año 2019″
    Por favor, que álguien me defina lo que es un “coche”

    Reply

    • Avatar
      December 13, 2017

      Jajaja. Tienes razón. O aclaran qué se entiende por coche volador, o va a ser como la primera carrera de caballos con ruedas y motor.

      Pero divertido va a ser. Eso seguro. Jajajaja

      Reply

Leave a comment