El 80% de los usuarios de un coche eléctrico prefiere el leasing a la propiedad

En los últimos tiempos, la forma de entender el transporte ha cambiado. La aparición de los servicios de car-sharing, las nuevas formas de transporte público y los smartphones están suponiendo una auténtica revolución en un mercado que llevaba décadas sin sufrir cambios profundos en su planteamiento original.

Pero estos cambios seguirán produciéndose y profundizándose a lo largo de la próxima década. Una de las consecuencias de la proliferación del uso de coches compartidos es que los coches en propiedad disminuirán su peso en el mercado, pues muchas personas verán cubiertas sus necesidades por esta nueva modalidad de transporte.

Además, el leasing también está desplazando paulatinamente las ventas de vehículos, un fenómeno que se está dando con mucha fuerza entre los coches eléctricos: entre los modelos a baterías, cerca del 80% de los compradores de Estados Unidos y Europa optan por el leasing, mientras que en el caso de los híbridos enchufables, el porcentaje asciende a un nada despreciable 55%. ¿A qué puede deberse este fenómeno?

Por un lado, hay que tener en cuenta que actualmente los coches eléctricos son muy caros respecto a sus alternativas de combustión. Un Renault ZOE con baterías en propiedad puede costar 30.000 euros, frente a los 15.000 euros que nos costaría un Clio convencional. El caso del Nissan LEAF es similar, pues los 30.000 euros que cuesta lo hacen poco atractivo frente a su homólogo de combustión Pulsar.

Por otro lado, se debe recordar que actualmente el segmento de los coches eléctricos está evolucionando a un ritmo vertiginoso. De un año para otro, los modelos se actualizan, doblan sus autonomías, aumentan su potencia y su eficiencia, su carga tecnológica crece sin parar con novedades como una conducción autónoma cada vez más evolucionada… Dicho de otra forma, actualmente los coches eléctricos se quedan obsoletos frente a los nuevos modelos en muy poco tiempo.

Por ello, optar por el leasing se ha vuelto una opción muy popular: se ahorra en gastos de mantenimiento, siempre se tiene un coche nuevo, el desembolso inicial es muy inferior… Como punto en contra, encontramos que tras 10 años pagando no tendremos un coche en propiedad, pero a cambio, habremos ahorrado dinero en gastos derivados y habremos disfrutado cada pocos años de un modelo a estrenar con las últimas novedades tecnológicas.

Relacionados

Fuente | Clean Technica


Tagged

Energias renovables

4 Comment responses

  1. Avatar
    January 08, 2018

    En USA y Canadá casi el 100% de los vehículos de cualquier tipo se adquieren por leasing. Vaya análisis… Otra cosa es en europa, y sobretodo España, donde el leasing se limita en general a la empresa.

    Reply

  2. Avatar
    January 08, 2018

    Ya me gustaria cambiarme a un electrico. Ya que hago muchos kms al año y contamino mucho…peeero mi presupuesto son unos 250 euros mes…yo no he encontrado ningún electrico por leasing en ese precio. Ni comprado tampoco. ¿Sabeis de alguna empresa de leasing que mejore esos precios en un eléctrico? A mi con que tenga 150 kms de autonomia me apaño.

    Reply

  3. Avatar
    January 08, 2018

    Un apunte a “En los últimos tiempos, la forma de entender el transporte ha cambiado”. Más bien se ha obligado a cambiar, igual que ha ocurrido con la vivienda. Lo diré en román paladino. La “gente” está tiesa, y dentro de poco vamos a tener que alquilar hasta la ropa.
    Lo que sucede es que hay vestir la pobreza para que no se note y adornarlo con eufemismos piji-progres.
    P.D. El alquiler es dilapidar capital personal a largo plazo. Me refiero a las clases populares.

    Reply

  4. Avatar
    January 09, 2018

    En EEUU y parte de Europa siempre ha sido así. Aquí no lo creo.

    Reply

Leave a comment