Coches eléctricos, ¿más o menos seguros que los de gasolina?

La llegada de un nuevo tipo de tecnología al mercado siempre acarrea cierta desconfianza inicial por parte de los consumidores. En el caso del coche eléctrico, este tipo de recelos suelen hacer referencia a su precio y su autonomía, temas que se han tratado en profundidad en numerosas ocasiones. Sin embargo, otro aspecto que preocupa a muchos clientes potenciales es la seguridad.

¿Es un coche eléctrico igual de seguro que uno de combustión? ¿Quizás menos? ¿O puede que más? El desconocimiento generalizado acerca de este tipo de vehículos, así como las imágenes virales de algún Tesla en llamas, hacen que los clientes se planteen si un coche eléctrico puede brindar la misma seguridad que uno de gasolina. En este artículo vamos a intentar aclarar ese tema.

Para empezar, tenemos que distinguir dos tipos de seguridad: la activa y la pasiva. La seguridad activa es aquella que hace referencia a las características del coche que nos ayudan a evitar un accidente, mientras que la seguridad pasiva se refiere a las características que nos ayudan a salir ilesos durante un accidente.

Vamos a comenzar con la seguridad activa. Los coches eléctricos tienen los mismos elementos de chasis que un coche convencional, es decir, sistemas de suspensiones, dirección, etc. Además, pueden montar exactamente los mismos asistentes de ayuda a la conducción: ABS, control de estabilidad ESP, frenada automática, detector de peatones, sensor de ángulo muerto… En el equipamiento de prevención no hay diferencias.

Sin embargo, ciertas características de los coches eléctricos mejoran su comportamiento, y por lo tanto su seguridad activa: por un lado, las baterías situadas en los bajos reducen el centro de gravedad, dándole al coche mayor estabilidad y haciendo más difícil que pueda volcar. Además, los motores de menor tamaño reducen las inercias, y el par máximo instantáneo y la ausencia de caja de cambios ayudan a mejorar los tiempos de reacción en una situación de peligro o a la hora de adelantar.

Después, está la seguridad pasiva. Durante un choque, no debería haber diferencias reseñables entre un coche de combustión y uno eléctrico, pues sus estructuras de deformación programable, sus airbags o sus sistemas de retención son los mismos. Sin embargo, sí que hay unas cuantas diferencias, como veremos a continuación.

Al ser los motores eléctricos muy pequeños y soler ir situados muy abajo, son un elemento menos proclive a penetrar en el habitáculo en caso de choque, además, dejan más espacio para diseñar zonas de deformación programada que absorban de forma más eficaz la energía liberada durante un impacto.

Por otro lado, las baterías situadas en los bajos le dan mucha más rigidez al habitáculo, algo que se puede ver en los choques laterales: en caso de choque lateral, la resistencia del coche eléctrico es superior, el chasis aguanta más sin doblarse y posibles elementos contra los que choquemos (como un poste o una farola) tienen más dificultades para penetrar en el habitáculo.

Algunas personas se preocupan de que en caso de tener un accidente con un coche eléctrico este se incendie o electrocute a alguien. Respecto al fuego, se ha demostrado que los coche eléctricos son menos proclives a incendiarse que los coches de gasolina, la cual recordemos que es altamente inflamable.

nissan leaf new crash test

Respecto a la electrocución, los coches eléctricos están diseñados para cortar la corriente ante cualquier problema, además de estar convenientemente aislados para evitar este tipo de situaciones bajo cualquier circunstancia. Sin ir más lejos, durante el tsunami de Japón del año 2011 varios Nissan LEAF se vieron afectados, y en todas las unidades la batería permaneció estanca.

Por lo tanto, podemos concluir que los coches eléctricos son como mínimo igual de seguros que los de combustión, si bien todo apunta a que lo son incluso más. Eso si, no podemos olvidarnos de contar con un buen presupuesto para el seguro de nuestro coche que nos cubra lo máximo posible en caso de imprevisto.

Relacionados


Tagged

Energias renovables

7 Comment responses

  1. Avatar
    February 12, 2018

    Otra razón más para “pasarse al eléctrico” ¡Auuuuuuuuu !
    (Ver tantos videos de Saúl acaba afectando)

    Reply

  2. Avatar
    February 12, 2018

    El presente YA puede ser eléctrico como diría la familia Fuertes.

    Reply

  3. Avatar
    February 12, 2018

    Buen presupuesto?

    Línea directa (supongo q será una mierda de servicio pero hasta ahora era de Verti q vendrá a ser más o menos lo mismo) 100€ por seguro a todo riesgo con franquicia de 300€, aún no me ha llegado redactado para ver los detalles.

    Otro motivo para pasarse al electrico.

    Reply

  4. Avatar
    February 13, 2018

    No tener un bloque de acero rígido al frente del coche ( motor de combustión ) incrementa sis duda la seguridad. Gracia Tesla.

    Reply

    • Avatar
      February 13, 2018

      Yo no sé que coche, hoy día tiene un bloque motor en acero, que por otro lado los motores eléctricos están hechos con gominolas 😀

      Reply

  5. Avatar
    February 13, 2018

    Si estar del todo mal las conclusiones, el análisis me parece simplista a más no poder.
    Es cierto, un coche ICE tiene el motor que le da más inercia, pero es que la batería de un EV pesa varias veces más lo que cualquier motor, y que yo sepa, eso también da inercia. Y no poca.
    Los motores de los ICE están diseñados para que en caso de choque, vayan para abajo del habitáculo, no dentro.
    También es cierto, que no lo dice el artículo, que al tener Los EV un peso mayor que los ICE, para obtener los mismos resultados en caso de choque, NECESITAN una zona de deformación mayor para absorber la mayor energía del coche en movimiento.
    Nada es blanco y negro, y todo depende de lo que quieran diseñar los ingeniero.
    Por supuesto que cada tipo de motorización tiene sus peculiaridades a las que tienen que hacer frente.
    Por ejemplo, en un choque lateral, en un EV, con las baterías actuales, no pueden permitir que un poste deforme la batería porque se arriesgan a que haya un incendio, por eso los tiene que diseñar con mayor rigidez. Y eso repercute en una mayor energía transmitida a los pasajeros. Lo ideal es una deformación controlada que absorba la energía (O sea, se deforma como yo quiero). En un EV, si no quieren arriesgarse a un incendio, no pueden. (Buscar video de chino mordiendo batería)

    La realidad es que los EV y los ICE tienen el grado de seguridad que los ingenieros quieran.
    No tiene el mismo grado de seguridad un Zoe que un Tesla, como no lo tiene un Clio con un Volvo.

    Reply

  6. Avatar
    February 14, 2018

    Yo el mayor peligro que veo en un eléctrico es que se deforme la carcasa de la batería provocando fallos en alguna celda y que provoque un cortocircuito con el inevitable incendio. Sin ser ningún experto, entiendo que un incendio en una batería es muy difícil de extinguir

    Reply

Leave a comment