El consumo real de los coches es hasta un 51% más del que anuncian, según la OCU

Un estudio realizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios)  ha demostrado que las pruebas (ciclo NEDC) que realizan los fabricantes para medir el consumo y las emisiones de los coches no corresponde con la realidad. Esta es una conclusión de sobra conocida por todos, de ahí que el ciclo NEDC sea conocido coloquialmente como el ciclo pinocho. Y es que según la OCU, el consumo real de los coches es hasta un 51% más del que anuncian.

La cuestión es que el ciclo NEDC simula la conducción en unas condiciones muy óptimas. Los coches ni siquiera salen a circular a la carretera, ya que la prueba se efectúa en los rodillos de un laboratorio. En esta condiciones los fabricantes pueden hacer sus triquiñuelas para reducir el homologado lo máximo posible, pero no el real.

La OCU ha analizado una muestra de más de 500 coches. La prueba ha consistido en medir el consumo medio en autopista a 130 km/h. De media, el consumo en autopista a esa velocidad ha sido un 51% más alto que el anunciado por la marca como consumo extraurbano. Sí, quizá medir el consumo a 130 km/h por la autopista tampoco sea la mejor manera de medir el consumo real de un coche, pero no deja de ser una situación bastante habitual en nuestras carreteras.

El problema es que esta exageración en el bajo consumo de combustible de los coches es completamente legal, ya que el ciclo NEDC está regulado por la Unión Europea. Esto no quiere decir que no afecte a los consumidores de manera importante. En los más de 500 modelos analizados por la OCU en el laboratorio, el consumo medio es de 5,1 litros a los 100 km en ciclo NEDC. Por el contrario las pruebas reales en autopista a 130 km/h arrojan un consumo medio de 7,7 litros a los 100.

La diferencia entre el consumo real y el consumo homologado es de un 51% de media. Esto traducido a euros equivale a un gasto extra de 338 euros al año cada 10.000 km. También hay que decir que no a todos los coches les afecta de igual manera.

Está prevista la sustitución del ciclo NEDC por otro más realista a partir de 2017. Los fabricantes de vehículos tratan de presionar para intentar retrasar su puesta en marcha, ya que eso empeoraría de manera importante sus cifras de consumo y emisiones.

Sin duda es necesario un nuevo ciclo de homologación. El actual ciclo es un engaño a todos los consumidores, que además está respaldado por la propia Unión Europea. Solo basta con comparar el NEDC con el EPA americano para saber que algo no estamos haciendo bien.

Fuente | OCU

Compártelo: