¿Cuánto cuesta y cuánto puede ahorrar un autobús eléctrico?

NewFlyer-autobus-electrico

Uno de los secretos mejor guardados del sector de los autobuses eléctricos, es el coste de los mismos. Un secretismo que tiene que ver mucho con su elevado sobrecoste respecto a las versiones convencionales o híbridas. Pero una diferencia que no desanima a algunos a comenzar a electrificar sus flotas.

Es el caso de la Autoridad de Tráfico de Utah, que junto con la Universidad de Utah han realizado la adquisición de 5 autobuses eléctricos gracias a un préstamo sin intereses del estado. Dos de estos autobuses irán destinados al servicio regular de transporte en la ciudad, mientras que los otros tres serán utilizados por la Universidad para el transporte de su personal y alumnos.

Los autobuses proceden del operador New Flyer. Uno de los más importantes de norteamérica, y del que esta semana hemos hablado respecto a sus investigaciones en los autobuses dotados de una pila de combustible de hidrógeno.

Una de las partes más interesantes del acuerdo es que las cifras han salido a la palestra, lo que nos permite saber cuando cuesta un autobús eléctrico, y también hasta donde llega su ahorro respecto a los modelos diésel.

Según el acuerdo, en total el desembolso por los cinco autobuses, más el equipamiento de recarga rápida, ha ascendido hasta los 5.4 millones de dólares. Según las estimaciones, cada autobús costará aproximadamente unos 900.000 dólares (798.000 euros) teniendo en cuenta el coste del vehículos y también el de la costosa infraestructura de recarga por pantógrafo.

A cambio recibirán un modelo que mantiene las características de capacidad y comodidad de los modelos diésel. Cuenta con un motor Siemens de 160 kW (218 CV) y una batería de 300 kWh. Estos modelos según los promotores del acuerdo, logran un ahorro de unos 22.700 litros de combustible por unidad y año, unas 175 toneladas métricas de emisiones contaminantes, a lo que hay que sumar también aspectos como el menor coste de mantenimiento.

Como vemos el precio de los autobuses es todavía muy elevado. Pero a cambio ofrece un menor coste operativo, y sobre todo logra una importante reducción de emisiones. Todavía nos falta saber exactamente que parte de la inversión ha ido a parar a los autobuses, y cual a la costosa infraestructura de recarga. Pero al menos este caso práctico nos ha servido para hacer una estimación tanto del coste actual, como del potencial de ahorro de estos vehículos qeu se acercan poco a poco a un punto de inflexión tecnológico, y también económico.

Relacionadas | Xcelsior XHE60. Un autobús dotado de una pila de combustible de hidrógeno empieza una serie de pruebas

Vía | Greencarcongress

 

 

Compártelo: