Un Tesla Model S muy especial para Pikes Peak

Blake Fuller_open

Este año se celebrará la edición número 100 de la mítica subida al Pikes Peak. La competición del motor más antigua de los Estados Unidos donde los coches eléctricos han ido ganando en importancia, hasta lograr hacerse el pasado año con la primera posición.

Este año el interés estará de nuevo en ver a los coches eléctricos en lo más alto, pero también en ver al primer Tesla Model S en participar en esta carrera.

La idea parte de Blake Fuller. Un especialista en el diseño de baterías para competición, que se ha propuesto participar a los mandos de un Model S especialmente modificado para la ocasión. Una versión de la berlina americana al que retirarán todos los elementos superfluos, buscando la mayor cantidad posible de reducción de pesos.

Pero además de los elementos de confort, Fuller meterá mano a la batería para reducir su peso al máximo. Todavía faltan datos por conocer, pero se estima que este Model S participará con una batería que rondará un 80% más ligero que el pack original. Algo que debería permitir a este modelo poder completar sin problemas de autonomía los 20 kilómetros de subida.

El objetivo está lograr mejorar el récord de 13 minutos en la categoría de turismos eléctricos de producción. Un objetivo que intentará lograr con un Model S con unos 900 kilos menos de lastre que darán como resultado una versión realmente explosiva en cuanto a prestaciones.

Veremos como quedan aspectos como la potencia máxima que será capaz de dar esa batería de menor capacidad, y también queda por saber el talento del piloto encargado de llevar el Model S a las nubes.

Relacionadas | Rhys Millen, el primero en ganar Pikes Peak con un coche eléctrico

Vía | Carscoop 

Compártelo: