Encuesta: ¿Ha ido Tesla demasiado rápido con el sistema de autopilotaje?

Con el recuerdo fresco del accidente que se ha cobrado la primera victima de un conductor de un Tesla Model S usando el sistema de autopilotaje, son varias las voces críticas que aprovechan el momento para lanzar críticas al fabricante norteamericano.

Desde varios medios, como el Wall Street Journal, se pone sobre la mesa la aparente excesiva velocidad a la que Elon Musk quiere hacer avanzar a Tesla. Algo que el accidente debería obligar a replantearse donde están los límites de la tecnología.

La cuestión es que Tesla es un «outsider». Un aspirante al título que tiene que arriesgar llevando la iniciativa del combate, si quiere tener alguna posibilidad de hacerse con un hueco en un mercado extremadamente competitivo. Algo que según el prestigioso diario, le ha llevado a liberar el sistema de conducción autopilotada en una fase temprana de desarrollo.

Según Ron Montoya, analista de la prestigiosa revista Edmunds (que incluso la propia Tesla usa para publicar los datos de las prestaciones de sus coches) ha indicado que no puede imaginar otro ejemplo dentro del mundo de la automoción de una tecnología en fase beta que sea liberada al público.

Incluso algunos propietarios empiezan a criticar el sistema. Pete Cordaro indica que «El sistema te crea una falsa sensación de seguridad. Te sientes confiado y piensas que puede quitar las manos del volante, pero realmente no puedes«.

Opinión

Por otro lado habría que ver cuantas vidas ha salvado este sistema desde que está en funcionamiento. Algo difícil imposible de cuantificar y que el propio fallecido en el último accidente ha podido comprobar hace unas semanas, cuando el sistema de su coche ha evitado un choque en una autovía contra un camión que cambió de carril de forma imprudente.

Detrás de todo esto puede estar una mezcla entre prisa por lanzar una tecnología rompedora antes que nadie, y también la falta de información a los usuarios. No hay más que recordar los primeros vídeos de los conductores pasándose al asiento trasero de sus coches, o situándose en el asiento del acompañante mientras el coche conducía en autopilot.

Unas acciones temerarias que Tesla cortó añadiendo sistemas de seguridad, pero que hizo una vez estaba ya el sistema estaba en marcha. Una señal de que las prisas no son buenas.

Os dejamos a vosotros la decisión.

¿Ha ido Tesla demasiado rápido con el sistema de autopilotaje?

Compártelo: