El sistema de cambio de batería de Tesla no está muerto. ¿Una solución para los camiones y los autobuses eléctricos?

Esta semana han saltado a la red unas ilustraciones procedentes de una patente, que muestran de nuevo un sistema al que dábamos por muerto y enterrado. El sistema de cambio de baterías de Tesla.

Para los que no lo recuerden, se trata de un sistema presentado por Tesla en 2013, que proponía un modelo que ya habíamos fracasar anteriormente mediante la difunta Better Place. Una estación donde los clientes pudiesen cambiar su batería por una nueva en apenas un par de minutos, para de esa manera lograr realizar grandes desplazamientos.

Pero con el paso del tiempo el sistema no pasó de un experimento, y una única estación de pruebas situada en California. Una tecnología que por otro lado dejó sus rendimientos gracias a que abría la puerta a Tesla a acceder a más créditos de emisiones.

Ahora unas nuevas imágenes procedentes de una patente parecen revivir esta tecnología. En estas podemos ver el proceso que seguiría una batería desde el elevador hasta el coche. Unas infografías que detallan como sería el proceso al completo, y donde se ha utilizado un Model S como vehículo demostrativo.

Pero la presencia del Model S podría ser simplemente demostrativa. Con una red de supercargadores cada vez más amplia, y unas capacidades de baterías que también han crecido hasta llegar a los 100 kWh, es de suponer que el objetivo de Tesla no es dar un servicio a los usuarios de la berlina.

Detrás de esto puede estar el diseño de un sistema que serviría como solución para el camión y el autobús eléctrico que Tesla tiene en proceso de diseño. Unos modelos desvelados hace unas semanas durante la presentación del Master Plan de Tesla.

De esta forma con una serie de estaciones de cambio de baterías Tesla ofrecería una solución de movilidad con unos tiempos de «recarga» similares a los que necesita un modelo convencional para repostar. Otra ventaja sería la menor necesidad de crear una red de recarga propia, ya que parece complicado que un camión pueda parar a recargar en un supercargador llevando un remolque. No es imposible, pero si será complejo en muchos lugares.

Por otro lado está la cuestión del peso de la batería. Un pack para un camión tendrá que rondar entre 500 y 1.000 kWh para lograr recorridos moderadamente largos. Unas baterías que en caso de usar una infraestructura de recarga, necesitarán potencias que multiplicarán por 5 o más la potencia de un supercargador. Algo perfectamente posible, pero que tendría un coste muy elevado.

Por otro lado un sistema de cambio de batería permitiría tener una flota de baterías en constante recarga a potencias más bajas, y al mismo tiempo ofrecer un cambio en apenas unos minutos. Un tiempo que en el caso del transporte de personas, o el de mercancías, vale su peso en oro.

Relacionadas | El autobús eléctrico de Tesla usará la plataforma del Model X. Presentación en 2017

Vía | Electrek

Compártelo: