Conducirás un coche eléctrico mucho antes de lo que piensas

nissan-leaf_100321159_m

Existe un enorme potencial en el uso de vehículos eléctricos para combatir el cambio climático, mejorar la calidad del aire y fortalecer la economía. La cuestión es cuándo llegará el momento en que su uso sea masivo; cuándo tendrá sentido para la inmensa mayoría achatarrar los térmicos y conducir eléctricos. Dada la trayectoria y evolución del sector, esto ocurrirá antes de lo que piensas.

Un reciente estudio de la Universidad de Leeds investiga las innovaciones en movilidad eléctrica que podrían acelerar la transición hacia el coche eléctrico, de nicho a mercado masivo. Desde aplicaciones en big data hasta soluciones de infraestructura inteligente, hay un buen número de iniciativas que podrían hacer de 2017 el año de la movilidad eléctrica.

1. Coste de la recarga frente al coste del combustible

Ya es mucho más económico recorrer la misma distancia en eléctrico que utilizando gasolina o diesel -aproximadamente una cuarta parte-. Además, muchísimas personas harán la mayor parte de sus recargas durante la noche, cuando el precio de la electricidad es mucho más bajo que en horas punta. A medida que se incremente el número de usuarios que contratan tarifas con discriminación horaria, crecerá la oferta de proveedores energéticos con tarifas específicas para usuarios de coches eléctricos, lo que debería redundar en un abaratamiento del coste por kilómetro.

2. Los coches eléctricos pueden ser limpios y sostenibles

Electricidad barata es a menudo sinónimo de electricidad limpia. A medida que se instalan más plantas fotovoltaicas y eólicas, el coste de la electricidad en el mercado desciende. Esto es debido a la necesidad de vender los excedentes de producción renovable, que cuanto mayores sean, menores deberían ser los precios.

Muchos coches eléctricos ya pueden programar cuando empezar y cuando terminar la carga, o hacerlo remotamente, por lo que lo lógico sería hacerlo cuando la electricidad es más barata y limpia. Hay un puñado de apps y programas que permiten vincular el sistema de carga a la producción renovable mediante la programación de los ciclos de carga.

3. Movilidad por el precio de un café.

Salvo transportistas y conductores profesionales, el 97% del tiempo los coches particulares están aparcados e infrautilizados. Esto, junto a la necesidad de aliviar el flujo del tráfico en las ciudades y la escasez de estacionamientos en superficie han propiciado la aparición de servicios de movilidad, basados en alquileres a corto plazo o car-sharing. El uso compartido de los vehículos, sumado a las ventajas propias de la movilidad eléctrica, cierran el círculo que permite el acceso a una movilidad eficiente y sostenible a cualquiera, tanto si quieren poseer un vehículo como si no. Sea como sea, mucha gente se verá conduciendo vehículos eléctricos antes de lo que piensan.

4. No tienes garaje, no te preocupes.

Hasta ahora, no había otra forma, necesitabas un garaje donde recargar tu vehículo a diario. La infraestructura pública ha ido parcheando dificultades pero no ha resuelto el inconveniente de recargar diariamente los vehículos de quienes no tienen garaje. Pero durante 2017 se llevarán a cabo en el Reino Unido y en multitud de países europeos proyectos de instalación de cargadores rápidos multiformato, que junto a una creciente autonomía de la nueva generación de coches eléctricos podrían solucionar este problema en gran medida.

Aunque no es lo más cómodo, una red de estaciones de recarga rápida suficientemente densa podría facilitar la toma de decisiones de quienes no disponen de garaje. Con autonomías de 300-400 kilómetros reales y unas necesidades de uso moderadas, no sería el fin del mundo programar una o dos recargas rápidas semanales, de manera análoga a como se hace con los combustibles. Sencillamente, se elimina uno de los requisitos para acceder a un vehículo eléctrico haciendo que el usuario no tenga que cambiar de hábitos.

5. Cómprate uno de segunda mano a precio de ganga

Emparejar tu nuevo coche eléctrico con tu casa suena genial, pero hasta hace poco suponía una inversión enorme si tienes en cuenta el precio del coche más un sistema de carga inteligente. Pero ahora que la primera generación de coches eléctricos ya llegó al mercado de segunda mano, puedes adquirir uno por muy poco dinero. Empiezan a surgir empresas de compra-venta especializadas en coches eléctricos, importaciones, etc.

Cualquiera que se tome el tiempo de investigar la oferta de ocasión encontrará modelos eléctricos totalmente funcionales por el mismo precio, aproximadamente, que un coche equivalente de combustión interna. Además, este mercado es incipiente y no hará más que crecer, junto a programas de garantía extendida, leasing y otras fórmulas para asegurar la vida de las baterías.

En general, este informe nos muestra que los nuevos acuerdos entre fabricantes de automóviles, empresas de servicios, compañías eléctricas e instituciones irán ofreciendo cada vez más opciones para que acceder a la movilidad eléctrica sea más fácil y conveniente que nunca. Parece que 2017 será un año decisivo para el vehículo eléctrico.

Relacionados | Avalancha de coches eléctricos baratos en Estados Unidos procedentes de los sistemas de leasing. FIAT 500e desde 4.500 dólares

Via | World Economic Forum

Compártelo: