Avistado el nuevo Nissan LEAF. Diseño más convencional e integración en la imagen de la marca

Esta semana ha sido cazado durante unas pruebas en carretera la nueva generación del Nissan LEAF. Unas imágenes donde, a pesar del fuerte camuflaje, podemos ver algunas de las líneas que caracterizarán a este modelo y sobre todo, que su diseño parece muy cercano a un modelo de producción.

Sin duda la principal novedad la vemos en la parte frontal. El LEAF deja atrás su diseño propio, para incorporar uno más parecido al resto de la gama Nissan. Una parte delantera en V que caracterizado por ejemplo al nuevo Micra. Una señal de que el eléctrico dejará de ser una propuesta diferente y se une a la familia Nissan como uno más de la gama.

Esto se puede extender a una zaga donde las luces verticales dejan paso a unos faros más pequeños y convencionales. Otra señal de la evidente normalización de los coches eléctricos dentro de las gamas de los grandes fabricantes.

El resultado será un compacto con un diseño más generalista, que precisamente es lo que muchos usuarios han pedido al fabricante japonés. Un LEAF sin experimentos que llegará de la mano de una batería que a falta de confirmación oficial, debería no estar por debajo de los 40 kWh, e incluso podría llegar a una versión de 60 kWh con la que plantar batalla en la nueva generación y lograr una autonomía estimada por encima de los 540 kms bajo el ciclo NEDC. (Unos 390 kms bajo ciclo EPA).

Lo que si se ha confirmado, esta vez de boca del propio Carlos Ghosn, presidente del grupo, es que el LEAF de nueva generación llegará dotado del sistema de conducción autopilotada Propilot. Un sistema básico que a nivel técnico se queda muy por detrás de la propuesta de Tesla. Pero a favor de Nissan está que se trata de una tecnología a priori mucho más económica y que lleva ya casi un año en el mercado japonés, donde ha sido acogido de forma muy positiva por los usuarios.

En cuanto a su llegada, se estima que el nuevo LEAF será presentado este próximo otoño, con un lanzamiento no mucho después, incluso las primeras unidades podrían llegar antes de terminar este mismo año. Una forma de no hundir las ventas de la actual generación, y también de adelantarse a otros modelos que tienen en 2018 su fecha de arranque.

Falta conocer un aspecto clave como es el precio. Sobre esto desde Nissan no se ha comentado nada. No sabemos si el precio subirá, bajará, o mantendrá las cifras actuales. Sin duda un dato donde el fabricante nipón podrá sacar partido a su experiencia, capacidad de producción, y tecnología amortizada, para de esa forma poner en la calle un coche que además de un aspecto más convencional, también tenga un coste más cercano a los modelos con motor de combustión.

Relacionadas | El Nissan LEAF logra en 2016 sus mejores cifras de ventas en Japón. Un 63% de crecimiento respecto a 2015

Vía | Motor1

Compártelo: