Irizar comienza la producción de autobuses eléctricos en su planta de Aduna, Guipúzcoa

El carrocero vasco Irizar, ha confirmado la puesta en marcha de su primera línea de montaje de autobuses eléctricos. Una instalación situada en la localidad vasca de Aduna, de ha dado por iniciadas sus actividades de forma oficial.

Esta decidida apuesta necesitará una inversión inicial de 60 millones de euros, la cual se completará en los próximos tres años hasta llegar a los 75 millones. La plantilla se calcula que terminará por alcanzar entre 300 y 500 personas, que se irán incorporando a medida que el negocio se desarrolle.

El el objetivo de Irizar con esta instalación es la de captar buena parte del negocio que se está abriendo en Europa, donde las grandes capitales apuestan fuerte por el transporte urbano no contaminante. La sustitución de la actual flota de autobuses, principalmente diésel y a gas, abre grandes posibilidades para los nuevos fabricantes.

Según José Manuel Orcasitas, director gerente del grupo Irizar: “Hemos apostado por esta actividad en el momento adecuado. La movilidad eléctrica es un mercado enorme todavía incipiente, pero que se encuentra próximo a eclosionar y nosotros vamos a ser un proyecto de éxito.”

De momento Irizar ha estado realizando una fase de desarrollo tanto tecnológico, como de mercado. Pero en esta primera etapa ya ha logrado vender un total de 25 autobuses eléctricos en España y en Europa. Una apuesta temprana que desde el fabricante esperan sirva para lograr posicionarse en la cabeza de un mercado en plena explosión comercial.

Ciudades como San Sebastián, Bilbao, y también Madrid, Barcelona, ya han probado los beneficios de un autobús eléctrico como una forma de reducción de emisiones, pero también de rebajar los costes operativos de las flotas municipales, que deben destinar una buena parte de sus presupuestos al pago de carburantes y mantenimientos.

Relacionadas | Irizar i2e18. Un autobús eléctrico articulado de 18 metros

Vía | Irizar

Compártelo: