De ruta por Galicia con el Renault ZOE ZE 40 y el BMW i3 de 33 kWh

Esta pasada semana nos hemos ido de ruta con dos de los coches eléctricos que más están vendiendo en estos momentos en España y en Europa. Hablamos de dos compactos que se mueven en torno a los 4 metros, pero que plantean dos formas radicalmente diferentes de afrontar la misma propuesta. El Renault ZOE, con su nueva batería de 41 kWh útiles, y el BMW i3, con sus 33 kWh brutos.

El recorrido:

El camino ha consistido en recorrer los casi 150 kilómetros que separaban a Santiago de Compostela de la localidad orensana de Ansemil. Un pequeño pueblo a las afueras de Celanova donde está situado uno de los Destination Chargers de Tesla. Una excusa perfecta para visitar la zona, además de la fantástica casa y restaurante Rectoral de Ansemil que se ha animado a instalar un par de cargadores de Tesla.

En total son 149 kilómetros hasta el destino (otros tantos de vuelta) en un recorrido con perfil de subida y que se ha dividido al 50% entre carreteras nacionales y autovías. Eso si, para mantener el consumo a raya, pensando sobre todo en el i3, hemos circulado todo el tiempo en modo ECO, que limita la velocidad en el caso del ZOE a los 95 km/h.

Los coches

Para la prueba hemos usado el Renault ZOE ZE 40, con sus comentados 41 kWh útiles, que rondarán los 45 kWh brutos. Por su parte el BMW i3 cuenta con 33 kWh. La diferencia entre ambos modelos es muy importante. Tanto que han sido pensados para dos tipos de cliente diferentes.

En el caso del ZOE nos encontramos con un modelo algo más largo, 4.08 metros, con cinco plazas, y un maletero bastante amplio. Eso si, curiosamente es un coche ligeramente más estrecho. Algo que le ayuda a la hora de aparcar. Una propuesta más sencilla y genérica a nivel visual, que tiene en su elevado precio uno de sus principales problemas.

Sin duda los puntos negativos del ZOE los protagonizan sus problemas cuando entra en una autovía, o cuando la velocidad media sube de los 100 km/h. Entonces la mala aerodinámica, que comparte con el i3, se suma a unos neumáticos demasiado anchos, 195, un motor que no parece ser capaz de mantener el rendimiento en cuanto a consumo cuando la aguja sube del centenar de kms por hora.

Por su parte el i3 es un modelo extremadamente llamativo. Allá por donde va es un imán para las miradas con su diseño diferente que recibe más críticas positivas que negativas. Además destaca por su eficiencia, tanto en ciudad, como en autovía. Esto se debe en parte al rendimiento de su motor, y también a su cuerpo de fibra de carbono que le permiten disfrutar de un peso 275 kilos por debajo del ZOE.

En el lado negativo poner además de las cuatro plazas, un maletero algo más pequeño, 260 litros frente a los 338 litros del ZOE, está el tema de las puertas trasera. Un sistema realmente incómodo que obliga a abrir las delanteras antes, y que supone un incordio en espacio pequeños. También añadir que a pesar de su precio de salida, desde 37.400 euros, el i3 apenas trae nada de equipamiento. Ni tan siquiera un cargador de más de 3 kW.

Y en la carga es donde encontramos uno de los problemas de este recorrido para el i3. Y es que en Ansemil nos espera un cargador capaz de ofrecer hasta 11 kW…pero que el i3 apenas podrá aprovechar 3 kW. Por su parte el ZOE podría llegar a los 11 kW ofrecidos.

Primera etapa (Santiago-Ansemil)

Al llegar a la primera etapa, el i3 mostraba una autonomía bastante reducida, 83 kilómetros, que hacía imposible el regreso sin una buena carga. Y como el cargador del i3 era de sólo 3 kW, hemos priorizado su recarga antes que un ZOE que contaba con más autonomía, 128 kilómetros, y además podría aprovechar al máximo los 11 kW de este punto.

La sorpresa es que después de unas horas de comida y paseo por el entorno natural de Ansemil, hemos ido a darle un pequeño chute de energía al ZOE, para poder volver con más soltura. Y el susto ha sido que no cargaba. Esto nos ha obligado a tirar de un enchufe schuko para salir del apuro, logrando recuperar apenas el 5% de carga después de una hora.

Hemos investigado la razón, y la respuesta es que el cargador de Tesla tiene un selector en su interior que dependiendo de su colocación, permitirá o no la recarga del ZOE. Después de unos días el propietario de la casa nos ha llamado, y nos ha confirmado que ya funcionaba con otro ZOE cedido por Renault.

El resultado es que el i3 ha podido recargar su batería a 3 kW durante cinco horas, y el ZOE apenas ha estado una hora en un enchufe schuko. La conclusión es, prueba primero si cargan los dos coches en el punto disponible, y luego organiza los turnos para la recarga.

Resultados primera etapa

  • Kilómetros totales: 149
  • Velocidad media: 68.1 km/h
  • Tiempo: 2:16 horas (paradas para café y fotos incluidas)

Consumo y autonomías:

Renault ZOE:

  • Autonomía restante: 128 kilómetros
  • Consumo de 14.9 kWh a los 100 kms

BMW i3:

  • Autonomía restante: 83 kilómetros
  • Consumo medio: 13.1 kWh/ 100 kms

Como vemos, el i3 logra un consumo menor que el ZOE en estas circunstancias. Algo que denota su mayor eficiencia. Al mismo tiempo vemos que a pesar de esto, el ZOE logra llegar con casi un 50% de la capacidad de su batería (47%). Algo que le permite al modelo francés compensar el mayor consumo.

Segunda etapa (Ansemil-Santiago)

El regreso ha sido por el mismo camino, pero con un perfil ligeramente más de bajada. Esto junto con un poco de cuidado extra con el acelerador, ha permitido bajar los consumos respecto al trayecto de ida. Un regreso que se ha realizado prácticamente por las mismas vías, con algún desvío involuntario. A la llegada al punto de partida los resultados han sido los siguientes.

Renault ZOE:

  • Autonomía restante: 31 kilómetros
  • Consumo de 12.4 kWh a los 100 kms

BMW i3:

  • Autonomía restante: 68 kilómetros
  • Consumo medio: 12.3 kWh/ 100 kms

 

Resumen medias: (Ida y vuelta)

Renault ZOE:

  • Consumo medio dos tramos: 13.6 kWh a los 100 kms.
  • Autonomía máxima con ese consumo: 301 kilómetros.

BMW i3:

  • Consumo medio dos tramos: 12.3 kWh a los 100 kms
  • Autonomía máxima con ese consumo: 243 kilómetros.

Esto quiere decir que sumando la ida y la vuelta, el i3 ha logrado un consumo un 10% por debajo del ZOE. Algo que pone sobre la mesa el excelente nivel que alcanza el BMW, que se beneficia de su ligero cuerpo de fibra de carbono, que le permiten contar con 275 kilos menos de peso.

A esto añadir también unos neumáticos mucho más estrechos en el caso del i3, 155 contra los 195 del ZOE, y una aerodinámica también mejor, 0.29 Cx frente a los 0.34 Cx del Renault. Aspectos que sin duda le ayudan a lograr unos números más que buenos.

Dos modelos muy diferentes en su planteamiento, pero que tienen un mismo objetivo, poner en la calle propuestas de movilidad eléctrica competitivas. Cada uno con sus pros y sus contras, pero como hemos visto en ambos casos capaces de proporcionarnos una autonomía más que generosa.

Precio versiones probadas. (Antes de ayudas y promociones)

ZOE ZE 40 Intens, batería en propiedad.

Equipamiento extra: Pintura metalizada (410 euros) cámara trasera (200 euros)

Total: 33.795 euros

BMW i3 33 kWh:

Equipamiento extra: Pintura (800 euros) Llantas de 19″ (850 euros) Bomba de calor (670 euros)

Total: 38.470 euros

 

Página de Rectoral de Ansemil | www.rectoraldeansemil.es

 

Compártelo: