El presidente de Toyota admite que tienen que ser más agresivos en sectores como el coche eléctrico, y la conducción autónoma

Durante la última reunión de accionistas, el presidente de Toyota, Akio Toyoda, ha afirmado que el desarrollo del mercado está tomando una dirección y una velocidad que no están siguiendo, sobre todo en sectores como el coche eléctrico y la conducción autónoma.

Los movimientos de rivales como General Motors, Nissan o Ford en el desarrollo del coche autónomo, obligará según el directivo japonés «a ser más agresivos» si no quieren quedarse atrás en esta carrera.

Según el Sr Toyoda «La industria automotriz está experimentando grandes cambios, y los problemas y las ideas que pensábamos que todavía estaban lejos en el tiempo, podrían afectarnos mañana. Es por eso que tenemos que ir a la ofensiva, al mismo tiempo que preservamos nuestras áreas de más fuerza. Hemos estado invirtiendo 9.100 millones de dólares cada año en I+D, ampliando el gasto de capital y comprando acciones, pero esto puede no ser suficiente, necesitamos considerar todas nuestras opciones, incluyendo posibles adquisiciones«.

Toyota trabaja en una batería de litio que mejorará hasta el 15% la autonomía de los coches eléctricos

Sin duda unas declaraciones de lo más interesantes que ponen sobre la mesa que Toyota es consciente de que a pesar de tener una posición muy favorable en la actualidad, quedarse parados sólo tendrá malas consecuencias. Y no es sólo cuestión de tener buenos planes de futuro, hay que aplicarlos lo antes posible, ya sea con desarrollo propio, y cuando no sea suficiente, con la compra de alguna compañía que facilite el objetivo.

Dentro de esta nueva estrategia, Toyota ha puesto en marcha una división dedicada al desarrollo de sus primeros coches eléctricos. Una apuesta del propio Toyoda que busca acelerar el desarrollo, y evitar que los resortes de un gigante como Toyota puedan ralentizarlo. Pero si eso no es suficiente como vemos, puede que veamos como sacan la cartera y compran alguna empresa más avanzada que ellos.

Al mismo tiempo Toyota está firmando acuerdos de cara al desarrollo de su tecnología futura. Nombres como Nvidia ya forman parte de los suministradores para los japoneses. También ha llegado a acuerdos con tecnológicas, como Uber, al rebufo de otros similares como General Motors con Lyft, o Ford con la adquisición de Chariot.

Y es que las nuevas generaciones de coches no serán sólo eléctricos y autónomos. También serán compartidos. Un ecosistema digital que difuminará las líneas que diferencian a un fabricante de coches de una empresa tecnológica. Una nueva era donde además de vender coches, los constructores también tendrán que ofrecer diferentes servicios de conectividad.

El resultado debería llegar en 2020, cuanto Toyota espera lanzar su primer coche eléctrico, y autónomo. Todo un reto para una marca que hasta hace pocos meses ha centrado todos sus esfuerzos en mantener un modelo donde los híbridos han sido los reyes, y que ahora ve como las nuevas tecnologías dejarán su veterana tecnología en la edad de piedra.

Relacionadas | Toyota creará una empresa independiente para acelerar su proyecto de coche eléctrico

Vía | Autonews

Compártelo: