Toyota podría fabricar finalmente coches eléctricos en serie gracias a China

Toyota ha sido desde sus comienzos uno de los grandes fabricantes de coches que se ha mantenido al margen de la producción de vehículos eléctricos puros. Es como poco curioso que el fabricante que revolucionó los híbridos, incluyendo una batería en el sistema motriz para mejorar la eficiencia en la conducción, se haya quedado atrás en esta carrera.

Pero ahora que el gobierno Chino va a imponer una cuota de producción mínima de vehículos eléctricos a los fabricantes de coches, Toyota se ve forzado a tener una producción en serie de vehículos eléctricos. La mayoría de los grandes fabricantes intentaron retrasar la imposición de China, pero el gobierno se ha mantenido firme en sus planes, que dan ciertas ventajas a los fabricantes nacionales.

China mantiene sus cuotas de ventas de coches eléctricos a partir de 2018

Todavía no se ha decidido cuál va a ser la capacidad de producción de eléctricos, ni que modelos se van a lanzar. Lo que sí se prevé es que debido a la popularidad de los SUV en China se centren en esta categoría. Al tratarse de vehículos grandes, son mayores las facilidades para introducir un modelo eléctrico de estas características en el mercado.

El RAV 4 eléctrico se desarrolló para California, cuando apareció un decreto similar al aprobado en China. Este lanzamiento fue en 2012 y Toyota solo vendió 2.500 unidades, por lo que decidió parar la producción del mismo.

La principal razón por la que Toyota está retrasando el desarrollo de vehículos con baterías enchufables es su compromiso con las pilas de combustible de hidrógeno. La apuesta de Japón en esta tecnología es muy fuerte, pero la rápida reducción de costes de las baterías y la cada vez más amplia red de recarga está poniendo en compromiso las tecnologías del hidrógeno, cuyo desarrollo no avanza a la misma velocidad que las baterías.

El compromiso de China para mejorar la calidad del aire en sus ciudades y reducir la comunidad está dando un acelerón a la transición hacia el vehículo eléctrico. Las ventas de vehículos en China supusieron en 2016 el 30% de las ventas mundiales de turismos. 27 de los 88 millones producidos mundialmente. El plan del gobierno es que el 8% de las ventas en 2018 correspondan a coches eléctricos. Cuota que se incrementará al 10% y el 12% para 2019 y 2020 respectivamente.

Estas cuotas no dejan indiferente a ningún fabricante, y tanto Toyota, como Volkswagen o Hyundai deberán acelerar su transición hacia trenes de potencia eléctricos.

Vía | Electrek

Relacionadas:

 

Compártelo: