Los fabricantes extranjeros se quejan del programa de cuotas de coches eléctricos de China. Todos, menos Tesla

Como muchos recordaréis, a partir de 2018 China impondrá una medida que parece una de las más efectivas para aumentar la motivación de los fabricantes para que apuesten con mayor agresividad por los coches eléctricos. Hablamos de las cuotas mínimas que desde el próximo ejercicio tendrán que cumplir aquellos que operen en territorio chino.

Este sistema obligará a los fabricantes no sólo a tener coches en su oferta, como sucede en Europa, sino también a lograr un nivel de ventas mínimo cada año. Todo a cambio de no enfrentarse a multas, o incluso la pérdida de la licencia para operar en el que ya es el mayor mercado del automóvil del mundo.

Estas son las cuotas impuestas:

  • 8% en 2018
  • 10% en 2019
  • 12% en 2020

Recordar también que cuando se refieren a coches eléctricos, el gobierno también mete en el mismo saco a los híbridos, híbridos enchufables, y a los eléctricos a batería. Pero estos últimos también tendrán que lograr un número mínimo anual. Por ejemplo está el caso Volkswagen cuyas ventas en China han llegado a los 3.55 millones de coches en 2015, tendrán que vender unos 60.000 coches eléctricos para no entrar en situación de déficit de créditos de emisiones. Un fabricante que apenas ha vendido unos cientos de unidades en pasado año.

Para tratar de minimizar el impacto que tendrá la lenta aproximación de los grandes fabricantes al coche eléctrico, estos han enviado una carta conjunta solicitando al Ministro de Medio Ambiente de China que rebaje los objetivos, o retrase las fechas de puesta en marcha de las nuevas cuotas.

Estos alegan que los plazos y los objetivos son imposibles de cumplir, y que debería existir una flexibilidad en su aplicación. Una petición que está firmada por las asociaciones de fabricantes de Estados Unidos, de Europa, de Japón y Corea del Sur.

Un listado entre los que como es normal, no se encuentra Tesla. Un fabricante que ha optado por los coches eléctricos como único mercado, y que no sólo no se verá perjudicada por las nuevas normativas, sino que se beneficiará de forma importante por el impacto mediático que tendrá su puesta en marcha.

Un sector del automóvil en China que tendrá que multiplicar por tres las actuales ventas de coches eléctricos e híbridos enchufables si quieren cumplir con los objetivos marcados para el primer año de actividad de este sistema de cuotas. Algo que sin duda será un duro golpe a los que hayan esperado hasta el último momento aguardando que las presiones desde el exterior permitiesen reducir la ambición del proyecto chino.

Relacionadas

Vía | Reuters

 

Compártelo: