¿Qué se puede esperar de la Red de Vehículos Autónomos de Tesla?

La revolución que pronto transformará el sistema de transporte mundial se centra en cuatro tendencias paralelas y éstas se refuerzan mutuamente: los vehículos eléctricos, la mejora de las baterías, la conectividad y los nuevos modelos de propiedad. Tesla fue pionera en los tres primeros, y en estos momentos continúa su dominio.

Pero cuando se trata de los nuevos modelos de propiedad, los principales impulsores han sido Uber y sus competidores (como Lyft en EEUU) y  los servicios de car sharing (Car2go y Emov). Sin embargo, Tesla, que siempre está entre los primeros cuando aparece una nueva oportunidad de negocio, tiene un plan para liderar este campo.

La Red de Vehículos Autónomos Tesla fue mencionada por primera vez en Julio de 2016, como parte del Plan Maestro de Tesla:

Cuando la conducción autónoma sea regulada por las autoridades, significará que el usuario podrá llamar a su Tesla desde cualquier lugar, le recogerá y podrá dormir, leer o trabajar durante el camino a su destino.

Dicho usuario también podrá añadir su vehículo a la flota compartida de Tesla, gestionándolo a través de su teléfono móvil mediante la aplicación de Tesla y hacer que genere beneficios mientras el usuario está en el trabajo o en casa compensando el desembolso al comprar el vehículo.

De esta forma se reduce drásticamente el coste de tener un vehículo en propiedad y así, casi cualquier persona podría poseer un Tesla. Dado que la mayoría de los coches sólo los usa el propietario de un 5% a un 10% del total de un día, durante gran parte del mismo estaría el coche generando beneficios.

En las ciudades de mayor tamaño, Tesla operará su propia flota, asegurando la movilidad del cliente.”

Desde entonces hemos oído hablar poco de este tema, pero no es porque Elon Musk lo haya desestimado, sino porque necesita que sucedan un par de acontecimientos antes de convertirse en realidad. Lo primero, es que los vehículos de Tesla deberán ser actualizados para permitir que sean totalmente autónomos. La National Transportation Safety Board (NTSB) clasifica al coche autónomo en una escala del 1 al 5. Todos los vehículos Tesla tienen el hardware necesario para la autonomía completa (Nivel 5), pero el software actual del Autopilot está en el Nivel 2. Elon Musk ha prometido un viaje de demostración totalmente autónomo, entre California y Nueva York, para finales de este año y ha predicho que Autopilot ofrecerá el Nivel 5 en un par de años.

Lo segundo que necesita acontecer, es la aprobación de las leyes reguladoras de la conducción autónoma, y nadie sabe a ciencia cierta para cuándo estarán vigentes. Posiblemente antes tenga Tesla desarrollado el Nivel 5 anteriormente mencionado.

Cuando la red de coches autónomos esté disponible, ¿qué novedades aportará? Un artículo reciente de la web Teslarati señala que dicha red tiene el potencial de cambiar radicalmente la forma en que la gente se moverá. Además, Elon Musk dijo recientemente que llegará a ser más barato que el transporte público. Atrevida afirmación que probablemente sólo se podría dar una vez haya un gran número de personas que estuvieran utilizando la red, lo que conllevaría economías de escala.

Para los propietarios de Tesla, participar en la Red podría ser una gran oportunidad, ya que pueden sacar rendimiento económico al vehículo durante el 95% del tiempo que permanece estacionado. ¿Pero estarán interesados en dejar que viajen desconocidos en su flamante vehículo? Matthew DeBord de Business Insider es escéptico: «Musk y su equipo están pensando en rédito económico  cuando piensan en la Red Tesla. Pero tal vez no piensen en cómo la gente adora su vehículo nuevo, más si es un Tesla, un coche de lujo.»

Cuando Elon Musk anunció la Tesla Network, las empresas proveedoras de transporte, como Uber o Lyft pasaron de posibles socios a potenciales competidores. Fue en 2015, cuando el CEO de Uber, Travis Kalanick, dijo que cuando Tesla ofreciera coches autónomos, él los compraría “todos”. Pero ahora parece que no sucederá así. La web de Tesla, en su sección de conducción autónoma, se desmarca completamente de cualquier responsabilidad indicando que el Autopilot sólo podrá ser utilizado con fines comerciales por la Red Tesla.

Mientras Tesla trabaja en su cuartel general, los competidores no están de brazos cruzados precisamente. Las empresas dedicadas al transporte de pasajeros Uber y Lyft, los fabricantes de automóviles, como por ejemplo, Nissan, Volkswagen-Audi, Mercedes y Volvo y los desarrolladores de conducción autónoma como Waymo y Alphabet están trabajando en su propia tecnología. El que primero llegue a desarrollar la conducción autónoma de Nivel 5, tendrá una enorme ventaja competitiva.  Pero hay que tener en cuenta, que Tesla va por delante de ellos en la recogida de datos que transmiten todos sus vehículos con Autopilot. ¿Logrará la conducción autónoma de Tesla convertirse en el estándar de la Industria?

Relacionados:

Vía | Evannex

Compártelo: