China confirma su proyecto de imponer cuotas de ventas de coches eléctricos

China ha dado luz verde al esperado proyecto que supondrá un importante impulso a los coches eléctricos. Un programa de cuotas que obligará a las marcas locales y extranjeras a alcanzar un determinado número de ventas de vehículos alternativos cada año. Una iniciativa que entrará un año más tarde de lo esperado.

Así lo ha confirmado el Ministro de Industria, Información y Tecnología de China, que finalmente ha indicado que el proyecto de cuotas no arrancará en 2018 como estaba previsto. Parece que las presiones de los fabricantes más rezagados en su apuesta por el coche eléctrico ha hecho efecto.

De esa forma la nueva normativa entrará en vigor en 2019. Lo que si se mantienen son las cuotas previstas para esa fecha, por lo que las marcas tendrán que vender al menos un 10% de sus vehículos dotados de un sistema eléctrico, incluyendo híbridos, híbridos enchufables y eléctricos. Pero estos últimos también tendrán una cuota propia, por lo que no valdrá apostar sólo por los modelos híbridos.

China empuja el mercado con una propuesta centrada en coches eléctricos de altas prestaciones

De esa forma China descarta empezar en 2018, cuando los requisitos indicaban lograr un 8% de ventas. Un pequeño retraso que al menos no ha venido con una relajación de las normas que supondrán además de un 10% en 2019, llegar a un 12% en 2020.

El sistema seguirá un formato similar al de la ley del aire de California, y de esa forma los fabricantes contarán con una serie de créditos de emisiones según la cantidad de coches que fabriquen. En caso de tener superávit, podrán vender lo que le sobre a las marcas que déficit. Algo que permitirá sacar mayor partido económico a los modelos eléctricos.

Fabricantes como General Motors han dado la bienvenida a este nuevo formado de cuotas, indicando que gracias a los acuerdos con las marcas locales han logrado sentar las bases para conseguir una rápida producción de modelos alternativos. Una dinámica que también está siendo seguida por algunos nombres poco habituales por estos sectores, como Honda y Toyota, que preparan la puesta en marcha de propuestas eléctricas destinadas de momento sólo al mercado chino.

El objetivo del gobierno de Pekín es incentivar unas ventas que logren cubrir al menos un 25% de las ventas de coches en el país para 2025. Un objetivo que busca de forma desesperada reducir las espantosas cifras de emisiones contaminantes en las grandes ciudades, y donde el transporte tiene una buena cuota de culpa.

Relacionadas

Vía | Reuters

 

Compártelo: