Boeing invierte en una startup que desarrolla baterías con el objetivo de preparar la electrificación de sus aviones

La posibilidad de sustituir los ruidosos y contaminantes motores de los aviones, por eléctricos, es una idea relativamente nueva si la comparamos con el coche eléctrico. Hay muchas iniciativas en marcha, limitadas principalmente por la barrera de las baterías. Y es que si en tierra son importantes buenas baterías, en el aire y con grandes aeronaves son cruciales.

Hasta ahora habíamos visto como Europa lideraba este mercado, con una Airbus en pleno proceso de desarrollo de su futura gama de aviones eléctricos. Pero al otro lado del Atlántico no se han quedado de brazos cruzados, y el gigante americano Boeing ha confirmado una importante inversión.

Airbus presenta en París su hoja de ruta para el desarrollo de aviones eléctricos comerciales

Se trata de la inversión en la startup Cuberg. Una empresa salida de la Universidad de Stanford, y que trabaja en un tipo de batería que quiere revolucionar el mercado.

De momento no hay muchos detalles de en qué están trabajando, y se han limitado a indicar investigan un nuevo tipo de electrolito que permite el uso de cátodos de alta tensión y, al mismo tiempo, logra aumentar de forma importante la vida útil de las baterías. Según Boeing, en las primeras pruebas han visto que se trata de una de las baterías de mayor densidad energética del mercado, aunque sin indicar una cifra ni aproximada de por dónde se están moviendo.

Algo que podría indicarnos que Cuberg posiblemente, no ha confirmación oficial, estén trabajando con la tecnología de electrolito sólido. Una de las tendencias con más fuerza del sector.

Con esta inversión Cuberg podrá ampliar sus instalaciones y equipo, para de esa forma acelerar las investigaciones, integrar sus baterías en los productos de sus clientes, y empezar a preparar una línea de producción automatizada. Sin duda, la mejor señal de que nos acercamos a un momento clave de su desarrollo.

Un sector que afronta una emocionante fase de desarrollo que tendrá como resultado los primeros aviones eléctricos de pasajeros en apenas unos años. En el caso del consorcio europeo Airbus, su hoja de ruta presentada el pasado año contempla los primeros vuelos con el primer modelo de pasajeros en 2020 de la mano del E-FanX. Un modelo dotado de más de 2 MW de potencia, que sin duda necesitará unas buenas baterías.

Relacionadas

Vía | CNBC

Compártelo: