El hackeo del sistema del Tesla Model 3 muestra detalles de la batería y su enorme potencial

Un grupo de hackers ha logrado acceder a los detalles más secretos del sistema de un Tesla Model 3. Algo que ha permitido conocer detalles hasta ahora secretos del sistema de propulsión, y sobre todo de la batería.

Sin duda una de las grandes pregunta es saber cuál es la capacidad total y nominal que tiene la batería de la versión Long Range, que recordamos de momento es la única a la venta. Un pack que le proporciona una autonomía bajo el ciclo EPA de 499 kms con cada carga, con un consumo medio de 16.8 kWh a los 100 kms.

Según los datos a los que ha tenido acceso este equipo, la capacidad máxima de esta unidad llega a los 76 kWh, con una nominal de 65.3 kWh. Unas cifras que podrían no corresponder exactamente con lo que conocemos como máxima y nominal, refiriéndose realmente a nominal y nivel de carga disponible en el momento de hacer las pruebas.

Y es que entre los 76 kWh y los 65.3% hay una diferencia del 14%. Un margen de protección exageradamente alta si tenemos en cuenta que en el Model S 100D apenas llega al 2.34%. Por lo tanto podemos pensar que los 76 kWh son la capacidad máxima, mientras que la útil será de unos 74kWh.

No menos interesante son los datos de rendimiento de dicha batería. Por ejemplo el dato que indica una tasa de descarga máxima de 1.200A. Una cifra realmente impresionante que nos da una pista del enorme potencial de entrega de potencia de la batería, y que permitirá al fabricante americano poder diseñar versiones Performance con un nivel de rendimiento muy elevado.

Un aspecto que interesará de forma importante a los interesados en hacerse con una unidad del Model 3 con el sistema Dual Motors, y en sus versiones más radicales. Unas variantes que sin duda se convertirán en verdaderos misiles y donde la batería no será un freno para alcanzar cifras más que llamativas gracias a la potencia de la batería, y también a un inversor que en el motor trasero llega a los 800A, mientras que el delantero lo hará hasta los 500A.

Esto se ve refrendado por otros detalles de la fabricación del propio coche. Por ejemplo podemos recordar en plena fase de desarrollo cuando se comentaba la mayor sencillez de producción del coche, reduciendo el nivel de cableado de forma importante, para hacer un vehículo también más ligero. Y entre esa reducción de componentes se han retirado los fusibles que tantos problemas han causado en las versiones más potentes del Model S y X, y que en el Model 3 han sido sustituidas por unos fusibles virtuales en estado sólido.

Remata todo el conglomerado de mejoras dinámicas un sistema de suspensión que permite contar con mejor estabilidad en curva, a costa de montar lo que ha sido denominado como un sistema más europeo. Una suspensión más firme que mejora el paso por curva y que ya ha sido confirmado por los primeros probadores.

Vía

Compártelo: