A igualdad de precio, ¿qué coche eléctrico comprar: Jaguar I-Pace o Tesla Model S 75D?

El Jaguar I-Pace es un modelo que ha revolucionado el segmento de los coches eléctricos, con una propuesta fresca que parece no fallar en casi ningún aspecto: sus prestaciones son espectaculares, su chasis está bien afinado, los acabados y la tecnología son del primer nivel, y su estética ha convencido al gran público.

Actualmente, el SUV de Jaguar tiene pocos rivales directos. Este modelo de 4,68 metros de largo se ubica en el segmento D, por lo que los futuros Mercedes-Benz EQ C, Tesla Model Y y BMW iX3 competirán con él por tamaño y planteamiento. El Audi e-tron Quattro, que verá la luz en verano, es un SUV del segmento E (mide 4,88 metros de largo), y el Tesla Model X del segmento F (5 metros de largo), por lo que ambos quedan lejos del modelo británico, sobretodo en el caso del Tesla, que es modelo mucho más grande y pesado, con 7 plazas y un planteamiento mucho más familiar que el dinámico Jaguar.

En el mercado actual, pocos coches le pueden hacer sombra al Jaguar. Sin embargo, hay un modelo que está enfocado a un público similar: el Tesla Model S. A primera vista, ambos coches tienen pocos puntos en común. Mientras que el Jaguar es un D-SUV, el Tesla con sus 4,97 metros de largo pertenece al segmento E (es una berlina ejecutiva).

Algunos podrían pensar que siendo el Model X un SUV, sería más justo comparar al I-Pace con él en lugar de con el Model S. Sin embargo, la baja carrocería del I-Pace y su planteamiento dinámico casan mucho más con lo que los clientes buscan en un Model S, frente a la familiaridad y el enorme tamaño del Model X. Tampoco hay que olvidar el precio: el Jaguar I-Pace cuenta con tres acabados (S, SE y HSE, con tarifas de 79.100 euros, 87.100 euros y 93.200 euros respectivamente), mientras que el Tesla Model S 75D parte de 86.980 euros, precio casi calcado al de un I-Pace SE. Por lo tanto, ambos están dirigidos a un público muy concreto con unas tarifas muy bien definidas.

El I-Pace y el Model S 75D tienen varios puntos en común: ambos cuentan con tracción total, tienen un maletero delantero y otro trasero (150+745 litros para el Tesla; 656 litros para el Jaguar, pues aún no se conoce la capacidad del maletero delantero), ambos disponen de actualizaciones OTA, suspensiones neumáticas (de serie en el Tesla, opcionales en el Jaguar), etc.

El Tesla cuenta con 332 cv de potencia total, mientras que el Jaguar se va a los 400 cv. Esto permite al modelo británico una aceleración de 4,8 segundos en hacer el 0 a 100 km/h, frente a los 5,5 segundos 4,4 segundos del americano (después de la actualización de julio de 2017). La velocidad punta del SUV está limitada a 200 km/h, mientras que la berlina puede llegar hasta los 225 km/h.

El I-Pace tiene unas baterías más capaces (90 kWh de capacidad), mientras que el Model S se conforma con unas de 75 kWh. La autonomía del Jaguar I-Pace aún no ha sido homologada bajo el ciclo americano EPA, mientras que el Tesla Model S no se ha sometido al nuevo ciclo europeo WLTP. Por lo tanto, sólo tenemos el antiguo ciclo NEDC para compararlos: el Jaguar homologa 543 km NEDC, mientras que el Tesla 490 km NEDC.

Si bien la cifra conseguida por el Jaguar es superior, es cierto que la diferencia no es tan notable como para justificar los 15 kWh de capacidad extra. Bajo el realista ciclo EPA, el Jaguar rondará los 400 km (el Tesla consigue 417 km EPA, así que deberíamos esperar una autonomía de unos 430 km EPA para el británico).

El I-Pace puede cargar hasta a 100 kW de potencia, si bien en el futuro se actualizará vía OTA para alcanzar los 150 kW. El Model S por el momento puede llegar a los 120 kW en un Supercargador. Ahí radica una de las grandes ventajas del Tesla: cuenta con un enorme respaldo a la hora de viajar en forma de la red de Supercargadores, que permite a los conductores realizar largos viajes. Como contrapartida, Jaguar cuenta con una red comercial mucho más extensa y un Servicio Oficial más asentado.

El Model S presenta muy pocas opciones: el pack interior Premium (sistema de sonido especial, asientos calefactados, filtro de aire especial) por 5.300 euros, el Autopilot por 5.300 euros de nuevo, y una tercera fila de asientos en el maletero para llevar niños en trayectos cortos por 4.200 euros. También podemos incluir la capacidad de conducción autónoma total por 3.200 euros, si bien es un equipamiento que no se activará hasta dentro de mucho tiempo, cuando Tesla haya refinado sus sistemas de conducción autónoma.

El I-Pace cuenta con una lista de opciones mucho más rica que permite personalizar al extremo nuestro vehículo, yendo un paso más allá del Model S en exclusividad y refinamiento. Además, las opciones son más baratas que en el Model S: un I-Pace HSE con todo el equipamiento posible se va a 117.454 euros, mientras que un Model S 75D a 117.230 euros. Un precio muy similar, si bien el Jaguar lleva más equipamiento que el Tesla: climatizador de cuatro zonas, chasis adaptativo inteligente para complementar la suspensión neumática, un sistema de sonido premium Meridian, una personalización mucho más exhaustiva, interiores en cuero de alta calidad, Head Up Display…

A nivel de chasis, todas las pruebas sitúan al I-Pace por delante del Model S, tanto en cuanto a comodidad o insonorización, como respecto a la agilidad, el comportamiento dinámico y las reacciones del vehículo en cualquier terreno (con suspensión neumática y el chasis adaptativo, el I-Pace se desenvuelve con soltura en terrenos tan dispares como un circuito o una pista de tierra).

La calidad de acabados también parece ser un punto a favor del Jaguar. Como contrapartida, el sistema multimedia del Model S ha recibido mejores valoraciones, y el sistema Autopilot por el momento es más avanzado que el Driver Assist Pack del Jaguar. El Autopilot se irá actualizando en el futuro, mientras que todavía no se sabe si Jaguar mejorará su sistema de conducción autónoma vía OTA.

Podemos ver por lo tanto que el Jaguar juega la baza del precio, los acabados, el equipamiento y el dinamismo, mientras que el Tesla aguanta el envite gracias a la red de Supercargadores y sus sistemas de asistencia a la conducción e infoentretenimiento más avanzados. ¿Cuál elegir? Todo dependerá de las prioridades del comprador, si bien no cabe duda que al Tesla Model S le ha surgido un duro rival en el Jaguar I-Pace.

Compártelo: