El ascenso del coche eléctrico podría aumentar la demanda de electricidad en Reino Unido entre un 9 y un 14% para 2030

El gobierno de Reino Unido ha puesto en marcha un ambicioso plan para ir reduciendo de forma paulatina la presencia de coches con motor de combustión de sus carreteras. Todo con el objetivo de que en 2040 ya no se vendan coches diésel o gasolina en este mercado, siendo sustituidos por coches eléctricos. Pero para algunas personas esto podría poner en riesgo el sistema eléctrico británico. Algo que las estimaciones desmienten por completo.

Según el escenario estimado por la empresa eléctrica National Grid, el incremento de ventas de coches eléctricos, además de vehículos industriales y motos, supondrá que habrá 11 millones de estos modelos por las carreteras británicas para 2030. Un número que crecerá hasta los 36 millones para el 2040.

Esto supondrá que la red del país tendrá que incrementar su capacidad entre 5 y 8.1 GW para 2030. Algo que supondrá un aumento de la capacidad de entre el 9 y el 14% respecto a las cifras del 2017, cuando se ha alcanzado un pico de 57 GW.

Desde la compañía se indica que no es un incremento demasiado elevado, sobre todo si hablamos de un escenario a 12 años vista, tiempo de sobra para adaptar las infraestructuras.

Además se pone sobre la mesa que a partir de 2030 jugará un papel clave la tecnología de recarga inteligente, que permitirá seleccionar las horas de carga de los vehículos según las necesidades de la red, y que incluso ayudará a mitigar los picos de demanda gracias al uso de los millones de baterías de los vehículos eléctricos conectados.

Una tecnología que ayudará según las eléctricas, facilitar la entrada de una mayor cantidad de energía procedente de fuentes renovables, cuya intermitencia podrá ser mitigada gracias precisamente a las baterías de los coches eléctricos, que además podrán aprovechar al máximo la producción de fuentes como la eólica, con gran capacidad durante las noches. Precisamente cuando tendrán que cargar la mayor parte de los vehículos.

Unas cifras que nos indican que el coche eléctrico no sólo no colapsará las redes eléctricas, sino que incluso será una herramienta para lograr reducir el uso de fuentes sucias como el carbón, y lograr que las renovables sean más rentables. Algo que facilitará las inversiones futuras en estas fuentes.

Relacionadas | El coche eléctrico hará más eficiente, barata, estable y potente la red eléctrica

Vía | Reuters

Compártelo: