La demanda de coches eléctricos es muy superior a la actual producción de baterías

La actual demanda de coches eléctricos en ciertos mercados, a pesar de ser tímida, ha pillado desprevenidas a la mayoría de marcas. Fabricantes como General Motors, Renault, Hyundai, Daimler (Mercedes-Benz), BMW o Volkswagen están viendo como la demanda supera su capacidad de producción, principalmente a raíz de la escasez de baterías, pues proveedores como LG Chem o Samsung SDI todavía no pueden producir los suficientes packs.

Un buen ejemplo lo tenemos en Hyundai, que se ha visto totalmente sobrepasada por el éxito del IONIQ Eléctrico, como queda patente en un memorando filtrado de la compañía. Esta situación no parece que vaya a tener una pronta solución, pues el nuevo coche eléctrico de Hyundai, el Kona Eléctrico, tiene una producción de 13.000 unidades prevista para todo este año.

Con estas cifras, no es de extrañar que la demanda del pequeño SUV supere a la producción. Es tal el problema, que en países como Noruega han tenido que dejar de recoger pedidos, pues simplemente no tienen capacidad suficiente como para satisfacer la demanda de los consumidores. Es probable que ocurra lo mismo con sus hermanos KIA Niro EV y KIA Soul EV.

Hyundai no es la única en problemas: Volkswagen tampoco ha sido capaz de satisfacer la demanda del e-Golf en algunos mercados, lo que nos hace preguntarnos si serán capaces de fabricar al ritmo deseado el nuevo I.D, un compacto 100% eléctrico que llegará a finales de 2019 para sustituir al e-Golf y que promete ser todo un superventas.

Actualmente, los volúmenes de producción de baterías están aumentando rápidamente, pues los fabricantes son conscientes de que la situación actual es inviable. Sin ir más lejos, LG Chem parece decidida a abrir una segunda fábrica de baterías en China, mientras que en Europa ya cuenta con una planta en funcionamiento (en Polonia).

Para las compañías automovilísticas, existe cierto riesgo financiero a la hora de invertir en fábricas de baterías. Además, al no tener sus propias plantas de baterías o experiencia en su desarrollo, los fabricantes de coches eléctricos que están empezando ahora a apostar «en serio» tienen una clara desventaja a nivel de suministro y costes si los comparamos con aquellos fabricantes que ya cuentan con suministros de baterías asegurados.

Los mejores ejemplos los encontramos en tres pioneros: Tesla, Renault y Nissan. Estos fabricantes tienen cierta ventaja sobre los volúmenes de suministro de baterías frente a otras compañías; por ejemplo, Tesla y Renault han conseguido asegurarse una mayor producción de packs gracias a sus relaciones preexistentes con los suministradores (Tesla tiene numerosos acuerdos con Panasonic, incluida la construcción conjunta de Gigafábricas, mientras que Renault lleva montando baterías LG Chem desde 2012, lo que les permite acceder a una producción mucho más elevada que por ejemplo la de Hyundai).

Fuente | Clean Technica

Compártelo: