Comienza a rodar en Alemania el primer tranvía totalmente autónomo

Desarrollado por Siemens, el Combino es el primer tranvía que se mueve por una zona pública que ha sido capaz de hacerlo de forma totalmente autónoma. Un proyecto que abre las puertas a una tecnología que permitirá mejorar la seguridad del transporte en las ciudades.

El Combino ha dado sus primeros pasos fuera de la zona de pruebas en la ciudad alemana de Potsdam. Allí ha sido capaz de moverse sin problemas por una zona urbana llena de peatones, ciclistas y vehículos en una prueba de fuego determinada a conocer el estado del desarrollo de la tecnología y sus aplicaciones reales.

Se trata de un tranvía desarrollado por Siemens, que cuenta con mucha de la tecnología que podemos encontrar en los coches autónomos. Elementos como un sensor LIDAR, radares, cámaras, y sensores que realizan un dibujo de lo que sucede alrededor del vehículo y que le permite tomar decisiones en milésimas de segundo.

Gracias a su inteligencia artificial, el tranvía es capaz de responder tanto a imprevistos como el cruce de peatones o vehículos, así como a las señales de tráfico, e incluso realizar las correspondientes paradas. A pesar de esto en estas primeras pruebas de calle no se han recogido a pasajeros.

En esta primera fase el Combino ha sido testado en un recorrido de 6 kilómetros que le llevan desde la base de Siemens, atravesando el centro de la ciudad de Postdam, y volviendo al punto inicial. Todo en condiciones reales y sin restricciones para el paso de peatones y demás ocupantes de las vías públicas.

Para comprobar el rendimiento de los sistemas, los empleados de Siemens han puesto un carrito hacia el tranvía en el momento en el que este pasaba a su lado, y el vehículo ha sido capaz de verlo y realizar una frenada de emergencia. Una vez que el obstáculo ha salido de la trayectoria, el vehículo ha tenido que ser reiniciado por un humano.

Un proyecto que para Siemens abre las puertas a futuros desarrollos no sólo en entornos tan complejos como las ciudades, sino también para aplicaciones como las largas distancias donde el protagonismo del factor humano se irá reduciendo según se incrementa el desarrollo de los sistemas autónomos, y sobre todo la confianza en los mismos.

Relacionadas | El tren a hidrógeno de Alstom comienza sus trabajos con pasajeros, y sustituirá a una flota de modelos diésel

Fuente | Siemens

Compártelo: