El gobierno de Trump se convierte en el aliado inesperado de Faraday Future

Dentro de los muchos vaivenes que lleva teniendo desde hace tiempo la empresa Faraday Future, la startup de coches eléctricos que no acaba de despegar, cuenta desde ahora con un nuevo aliado tras los problemas de financiación por parte de su principal inversor: la administración del Gobierno de Estados Unidos, presidido por Donald Trump.

Después de darse a conocer públicamente los desacuerdos entre Faraday Future y Evergrande, el holding chino que posee la mayor parte de la compañía, unido a la reciente demanda presentada por los trabajadores contra el holding, la Administración ha tomado cartas en el asunto.

Este miércoles, la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) publicó una actualización de la investigación de la llamada «Sección 301» que recoge supuestos casos de robo de propiedad intelectual por parte de China, donde se incluyó a la empresa Faraday Future como uno de los numerosos ejemplos recogidos en el informe.

Esta investigación apunta a que el caso de Faraday Future y sus problemas con Evergrande «son un ejemplo ilustrativo de cómo el gobierno chino dirige y facilita injustamente la inversión sistemática y la adquisición de compañías y activos estadounidenses por parte de empresas chinas para obtener tecnologías de vanguardia y derechos de propiedad intelectual«. Estas conclusiones coinciden con las delcaradas por Faraday, donde acusan a Evergrande de cesar la inversión para llevar a la compañía a la bancarrota para quedarse con los derechos de propiedad intelectual, que incluye unas 400 patentes. El acceso a estas patentes fue un punto clave del acuerdo de inversión por parte del holding chino.

El informe también destaca el impulso por parte del gobierno chino a los fabricantes de automóviles para la comercialización de vehículos con energías alternativas, alentando acuerdos como los de Faraday Future. Además, se señalan las conexiones entre el presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, con el Partido Comunista China (PCCh) y apunta a una influencia del gobierno de China en el acuerdo de inversión en Faraday, donde se recoge incluso una parte del discurso que dio Hui Ka Yan en la que dijo que «todo lo que Evergrande y yo tenemos es gracias al Partido, al Estado y a la sociedad«.

Los representantes de Faraday Future en la disputa legal con Evergrande declararon que «el gobierno de los EEUU ha tomado nota de la conducta de Evergrande hacia Faraday. Faraday está a punto de producir un vehículo eléctrico revolucionario, y las acciones de Evergrande ponen en peligro la introducción de esta nueva tecnología en los EEUU y los empleos de más de 1.000 trabajadores».

Vía | The Verge

Compártelo: