El Gobierno plantea prohibir la venta de coches con motor de gasolina y diésel y los híbridos a partir de 2040

El Gobierno presidido por Pedro Sánchez ha presentado un borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética en el que se rumorea la prohibición por ley de, según se recoge en el texo, «la matriculación y venta en España de turismo y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono«. Esta medida, según se interpreta, afecta a los vehículos que dispongan de un motor de combustión interna, ya sea de gasolina, gasóleo o híbrido.

Según fuentes del Ministerio de Transición Ecológica dirigido por la ministra Teresa Ribera, este borrador será presentado en el Congreso para su aprobación, ya que el Ejecutivo está obligado a presentar ante Europa un compromiso para cumplir medidas en materia de reducción de emisiones. El Gobierno se ha marcado como objetivo el reducir un 20% las emisiones de CO2 y la generación de al menos el 70% de la producción mediante energías renovables de cara al año 2030.

Esta medida se asemeja a la de otros países de la Unión Europea como Reino Unido o Francia, donde se prevee la prohibición de vender automóviles con motores de combustión (turismos) a partir del año 2040 y la circulación de los mismos en 2050 en el país anglosajón. Otros países como Dinamarca, Irlanda, Alemania y Holanda rebajan la fecha hasta el año 2030, y Noruega aún más, ya que pretende prohibir la comercialización de coches con motor térmico en el año 2025.

Con este borrador de la nueva ley, el Ejecutivo pretende «mandar señales claras para dirigir la producción de vehículos a tecnologías sin emisiones«, lo que se une a la posible red de carga por todo el país recogida en los Presupuestos de 2019, que están pendientes de aprobación.

Respecto a las energías renovables, el borrador del gobierno contempla la instalación entre 2020 y 2030 de un total de 3.000 MW de potencia al año en instalaciones sostenibles. Por otro lado, se vetará cualquier iniciativa de fracking que se quiera llevar a cabo en territorio nacional, una medida muy demandada por los grupos ecologistas.

Sin lugar a dudas, este proyecto de ley es uno de los más ambiciosos hasta la fecha de todos los que se han visto en nuestro país en materia de sostenibilidad energética, aunque a día de hoy está por confirmar que sea definitivo, ya que puede sufrir cambios hasta que se presente a la Cámara Baja. Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrrer hasta que comience a ponerse en práctica; además, tampoco hay que olvidar que un posible cambio de gobierno podría dificultar su aplicación. En los próximos meses deberían darse a conocer más datos acerca de esta iniciativa que nos colocaría en muchos aspectos a la altura de los países más avanzados de Europa.

Vía | eldiario.es

Compártelo: