Volkswagen planea añadir a su gama ID un B-SUV por 18.000€

La marca alemana Volkswagen planea añadir a su nueva gama eléctrica ID un crossover subcompacto, un B-SUV, para completar por abajo su nueva cartera de modelos 100% eléctricos y competir directamente con toda la gama de Tesla. Este nuevo vehículo, que aún no ha recibido denominación oficial por la marca, se baraja que pueda ser construido en la fábrica de Emden en Alemania.

Con la asignación de este nuevo modelo se resolverían los problemas de carga de trabajo de la factoría alemana, que actualmente fabrica el Passat, cuyas ventas han ido en descenso y cuyos trabajadores ven con preocupación la falta de horas de trabajo, por lo que la producción de este nuevo crossover podría resolver los problemas existentes en la planta.

Las ventas de este nuevo B-SUV, según declaraciones de la marca, se esperan en torno a las 200.000 unidades al año para 2020, un nivel de ventas que pretende arrebatar un buen nicho de ventas en el incipiente mercado de los eléctricos. Los planes futuros de la marca pasan por ofrecer un rango de 50 modelos totalmente eléctricos bajo sus diferentes marcas como VW, SEAT y Skoda.

El objetivo fundamental del grupo Volkswagen es establecer un nivel de producción similar al del exitoso Model 3, con la esperanza de reducir la distancia de ventas con la marca estadounidense, la cual a día de hoy posiciona al Model 3 como el vehículo más asequible del mercado estadounidense de coches eléctricos. Con estos planes, se quiere combatir a Tesla con la producción de automóviles eléctricos con la misma autonomía pero a la mitad de precio.

El primer modelo de la gama eléctrica ID es el ID Neo, que se producirá en la planta de Zwickau, en Alemania, y comenzará su comercialización en el año 2020. Al ser un modelo con menor complejidad y menos variantes que el Golf, al que sustituirá, se estima que se podrá producir en la mitad de tiempo según la compañía. Volkswagen ha dicho que se venderá al precio de un compacto diesel comparable, con un valor estimado de unos 23.000€.

La planta de Emden podría recibir además el refuerzo de la fabricación de un sedán eléctrico de tamaño medio y una furgoneta llamada ID Aero, lo que le permitiría tener una producción de unos 100.000 vehículos adicionales con los que Volkswagen pretende proteger los puestos de trabajo de la planta. Este momento está previsto que suceda cuando finalice la producción del Passat y la furgoneta se traslade a la planta de Skoda en Kvasiny sobre el año 2022.

Relacionados

Vía | Bloomberg

Compártelo: