Tesla aplicará también importantes cambios en su división de paneles solares, para lograr una reducción del 30% en sus precios

Hace unas semanas veíamos como Elon Musk anunciaba un importante proyecto para eliminar la red comercial de Tesla. Todo con el objetivo de reducir los costes y de esa forma poder rebajar los precios de los coches. Un plan que finalmente se ha puesto en marcha a medias, manteniendo parte de la dicha red.

Ahora el fabricante norteamericano quiere dar un impulso a otra de sus divisiones, la dedicada a la producción de paneles fotovoltaicos. Una división que no está pasando su mejor momento y que verá como se producen cambios drásticos que le permitirán aumentar de forma sustancial su competitividad.

Según los resultados del primer trimestre, la división solar de Tesla ha sufrido una caída del 21% en sus ingresos respecto al mismo período del año anterior. El margen de beneficio ha sido de apenas el 2.4%, que podemos comparar con el 8.5% del pasado año. Algo que ha motivado a sus directivos a tomar decisiones clave para mejorar la competitividad.

La primera nos suena bastante. Eliminar toda la red comercial, y centrar las ventas exclusivamente en internet. Algo que en este caso supondrá la cancelación de los acuerdos con la cadena Home Depot, con más de 800 tiendas, que dejarán de ser intermediarios. Además Tesla aplicará un cambio en el formato de producción, y de esa forma en lugar de instalaciones personalizadas en cada vivienda, que suponían una importante pérdida de tiempo, producirá sets prefabricados que contendrán 4 kW cada uno. Algo que permitirá acelerar las instalaciones.

El resultado de estos cambios supondrá que los clientes pasarán a pagar entre 1.75 a 1.99 dólares por vatio, dependiendo de dónde vivan. Unas cifras que podemos comparar con las que paga un cliente residencial medio en Estados Unidos, que según las estadísticas tiene que afrontar un coste de 2.85 dólares por vatio.

Se presentan las primeras viviendas con el tejado solar de Tesla, baterías de respaldo y coche eléctrico

Esto supone que el cliente de Tesla verá como los costes de su instalación serán un 30% menores de los que había hasta ahora. Una importante reducción que llegará a costa de las personalizaciones de cada instalación, pero seguro permitirá revitalizar una división muy prometedora durante su compra en 2016, pero que ha ido perdiendo lustre con el paso del tiempo.

Desde Tesla son muy optimistas ya que el potencial del mercado es enorme. Como ejemplo la estadística que indica que en Estados Unidos sólo 2 millones de viviendas tienen paneles solares, lo que supone apenas el 3% del total. Algo que supone una enorme posibilidad para los productores que logren una tecnología puntera, y lo más económica posible, que se abre paso de la mano también de la expansión de un coche eléctrico con el que forma un excelente binomio.

Relacionadas | Después de comprarse un coche eléctrico, muchos usuarios están añadiendo paneles solares a sus viviendas

Compártelo: