Conectar un coche eléctrico a la red eléctrica mediante el V2G puede suponer unos ingresos anuales para el propietario de 460 euros

La posibilidad de conectar un coche eléctrico a la infraestructura eléctrica de nuestra compañía energética no es algo nuevo, se denomina Vehicle to Grid (V2G) y es un sistema que permite utiliza la capacidad de las baterías de los coches eléctricos para almacenar energía y utilizarla en una vivienda, o bien, transferirla a la red eléctrica a cambio de que la compañía nos pague una cantidad por ella.

Un estudio realizado en el Reino Unido y enfocado a este mismo mercado, estima que se podrían obtener hasta 460 euros (400 libras) por año siempre que un coche eléctrico se encuentre conectado a la red durante el 75% del tiempo. Si el coche está conectado durante menos tiempo al día, la cantidad será inferior. Este estudio ha tomado los datos de tres pruebas distintas con coches eléctricos y con datos simulados para sacar una media de tiempo que pasan conectados al día.

Los investigadores tomaron varios tipos de conexión como ejemplos para su estudio. La primera sería el caso más clásico de conexión a una toma doméstica, la segunda de forma controlada y con control inteligente de carga, y la tercera, una conexión bidireccional Vehicle to Grid. Todas estas conexiones se probaron con tomas de carga de 7 kW. 

El estudio tiene como objetivo conocer la rentabilidad de la utilización de los servicios Vehicle to Grid por parte de los propietarios de coches eléctricos en el Reino Unido. Aunque hay que tener en cuenta que el estudio no ha tenido en cuenta los costes asociados a la degradación de la batería del coche y su posible sustitución con la antigüedad del vehículo, como resultado del uso continuado de esta por parte del sistema de conexión Vehicle to Grid.

Estas pruebas no se limitan a las islas británicas, ya que se han realizado otros estudios por parte de fabricantes de coches eléctricos, como Nissan, que sugieren una cifra mayor que estaría entre los 1.300 y los 1.800 euros anuales en una prueba piloto en Dinamarca. Una cifra que seguramente ya interesaría a más propietarios de coches eléctricos.

El Vehicle to Grid parece un sistema interesante que podría ser un éxito en un futuro a corto plazo. Es un buen complemento al ya extendido, y cada vez más común, uso de energías renovables. Si además de ayudar al medio ambiente, se consigue un dinero extra cada mes, todo parecen ser ventajas a la hora de conectar un coche eléctrico a la infraestructura de las compañías energéticas.

Fuente | Cenex

Compártelo: