El tejado solar. ¿Un error de Tesla o una buena inversión de futuro para el fabricante norteamericano?

En 2016 Tesla presentaba a bombo y platillo tanto la adquisición de la empresa Solar City, así como el lanzamiento de un nuevo producto que se enmarcaría dentro de la nueva división Energy. Hablamos del tejado solar. Un interesante producto que por desgracia dos años después continúa siendo un prototipo sin apenas instalaciones reales.

Para lograr su producción, Tesla y Panasonic confirmaron un acuerdo para poner en marcha una fábrica de paneles en la localidad norteamericana de Buffalo, Nueva York. Una Gigafábrica que tenia como objetivo llegar al GW de producción anual.

Pero ahora Reuters informa que casi la totalidad de la producción de esta planta está siendo vendida por Panasonic a terceras empresas, principalmente de fuera de Estados Unidos. Por su parte Tesla apenas ha adquirido unidades de forma esporádica para algunos de los pocos tejados solares que ha desplegado en California.

Desde su puesta en marcha, el tejado de Tesla apenas ha logrado completar unas docenas de instalaciones en California, a pesar de haber recogido reservas desde diferentes mercados a lo largo del mundo. Unas reservas que como vemos no han podido ser realizadas.

Esto nos puede llevar a pensar que por un lado el proyecto del tejado solar de Tesla ha sido un fracaso. La inversión para hacerse con Solar City ha sido de 2.600 millones de dólares, a los que hay que sumar el dinero invertido en la propia fábrica, y añadir los compromisos de creación de empleo dentro del acuerdo con el estado de Nueva York, propietaria del terreno. Este acuerdo supondrá crear 1.400 empleos directos antes de 2020. Una cifra que choca con los 500 empleados que contaba la instalación en abril de este año, y que tendrán casi que triplicar en los próximos 18 meses.

Para muchos de todas formas el movimiento de Tesla ha sido inteligente. La tendencia hacia las energías renovables está en pleno ascenso, y la demanda no para de incrementarse. En 2018 la cifra de nueva potencia instalada a nivel mundial ha llegado a los 104 GW, mejorando las cifras del 2017 cuando se llegó a los 98 GW, o los 55 GW de 2015. Una línea claramente ascendente que supondrá cada vez más negocio.

La cuestión es que Tesla podría estar ralentizando su apuesta por la división de energía debido a cuestiones como la necesidad de priorizar los recursos hacía el principal proyecto, la escalada de producción del Model 3, que está costando más de lo esperado. Una vez logrado un ritmo determinado, el fabricante norteamericano tendrá que trabajar en el suministro de baterías no sólo para la división de coches, sino también para sus baterías de respaldo Powerwall y Powerpack. Algo que nos indicaría que la producción solar está entre las últimas prioridades ahora mismo.

Un tejado solar que puede ser un proyecto de futuro, sobre todo después de la reciente reestructuración del modelo de negocio pasando de la venta física al online, y que permitirá reducir los costes un 30%.  Aunque también corre el riesgo de quedarse en el tintero y transformarse en uno de los principales errores de Elon Musk.

Relacionadas | Los primeros usuarios del tejado solar de Tesla con baterías de respaldo hacen balance. Energía para alimentar la vivienda, y dos coches eléctricos

Compártelo: