La Gigafábrica 2 de Tesla ahora producirá también sus supercargadores

Tesla continúa con su lucha por seguir siendo rentable y conseguir nuevas inversiones de capital en la compañía para poder seguir con sus desarrollos y producción de coches eléctricos. Hoy, nos llega desde Reuters una información sobre la adición de nuevos productos en la fábrica que tiene Tesla en Buffalo, Nueva York, para poder continuar recibiendo subvenciones por parte del estado.

Esta fábrica, referida como fábrica solar por la propia Tesla, se convertirá a producir nuevos productos como los supercargadores de Tesla para cumplir con los empleos mínimos que el estado de Nueva York obliga a tener para acceder a jugosas subvenciones económicas. Este movimiento ha sido anunciado en el reporte anual que Tesla ha proporcionado al estado de Nueva York en el que aparece como Tesla ha superado los puestos de trabajo y requisitos de inversión que se requerían. Pese a esto, la compañía necesitará contratar a cientos de trabajadores más en la fábrica para cumplir con el objetivo del año que viene.

En la actualidad, en esta fábrica trabajan 329 empleados para Tesla, mientras que 300 más se encuentran distribuidos en otras localizaciones dentro de Nueva York. Tesla se juega 750 millones de dólares en subvenciones del estado de Nueva York por su fábrica de Buffalo, conocida como RiverBend. Dentro de un año, Tesla tendrá que tener 1.460 trabajadores en su fábrica, al menos 500 de ellos tendrán que encontrarse trabajando en esta fábrica. Panasonic, la compañía de baterías socia de Tesla, cuenta con 400 empleados en esta misma fábrica, donde fabrican células solares y ensamblan placas solares fotovoltaicas, aunque estaban pensados originalmente para trabajar en la producción de células solares para Solar Roof, pero las instalaciones de este producto siguen llevándose a cabo con un gran retraso y de forma muy intermitente.

Tesla ha invertido 382 millones de dólares en esta fábrica a fecha del 30 de abril de este año, incluyendo 180 millones pertenecientes al año pasado.

Está claro que la empresa californiana tendrá que cumplir con los objetivos marcados por el estado de Nueva York si lo que quiere es seguir recibiendo subvenciones que ayuden a su delicada situación actual. Entre estas subvenciones y la compra de bonos ambientales por parte de FCA, Tesla está recaudando una buena cantidad de dinero para poder dedicar al desarrollo y producción de sus productos actuales y de los futuros que aún están por llegar. Seguramente la futura producción del Tesla Model Y agradecerá estas inyecciones de capital.

Compártelo: