Un coche eléctrico permite reducir el tiempo de amortización de una instalación fotovoltaica en una vivienda

Cada vez son más las viviendas que se lanzan a la instalación de un sistema fotovoltaico en sus viviendas. Una posibilidad favorecida por las bajadas de precios de las placas en los últimos años, que se ha acompañado por la popularización de las baterías de respaldo de litio, que permiten sacar un mayor partido a la misma. Pero la gran pregunta de muchos usuarios es el tiempo de amortización de dicho gasto.

La respuesta depende de cada caso, como el coste, el gasto mensual en electricidad, y sobre todo si cuentan con un coche eléctrico en su vivienda. Algo que permite disparar el ahorro mensual y reducir el tiempo necesario para recuperar en ahorro el precio pagado.

Según el Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero de Australia (IEEFA) añadir un coche eléctrico a la vivienda permite reducir a la mitad el tiempo necesario para amortizar la inversión en una instalación fotovoltaica con baterías. Por ejemplo, en Alemania una instalación media, con 4 kWp de placas, 8 kWh de almacenamiento y un coche eléctrico con unos 35 kWh de batería, permitirá reducir de los 9 años actuales a los tres años en 2025.

Una cifra que irá recortándose de forma paulatina según lo hacen los costes de la tecnología solar, de las baterías y también de los coches eléctricos, hasta llegar a los apenas 14 meses en 2029. Algo que nos indica que el cliente que opte por esta alternativa cada vez ahorrará más dinero no sólo en el consumo de su vivienda y su vehículo, sino también en la adquisición de los mismos.

Si a esto añadimos la posibilidad de que el propietario venda los excedentes disponibles a la red eléctrica, entonces indican los expertos de IEEFA que los tiempos se reducirán todavía más. Un balance neto que de diferentes formas ya aplican algunos mercados como el nuestro, que permite inyectar energía a la red que compensará el coste de la energía consumida.

Pero sin duda el mayor potencial lo ven en aprovechar la energía para recargar además un coche eléctrico. Un factor que animará a muchos propietarios de este tipo de vehículos a instalar placas, y a los que ya tienen placas, a comprarse un coche impulsado por electricidad.

El informe también pone sobre la mesa la importancia del papel de las administraciones públicas en la expansión de la popularidad de estas tecnologías limpias, siendo necesario su implicación con ayudas o facilidades para que los clientes lo vean como una alternativa más viable desde el punto de vista económico y burocrático, facilitando la incorporación de la energía solar al mercado eléctrico sin trabas.

Según los redactores del informe, la conclusión es que los coches eléctricos serán un motor del cambio cada vez más potente para los sistemas de energía solar en las viviendas, y que su implantación vivirá un enorme impulso en los próximos 10 años.

Relacionadas | Los primeros usuarios del tejado solar de Tesla con baterías de respaldo hacen balance. Energía para alimentar la vivienda, y dos coches eléctricos

En Diariorenovables | Desarrollan un innovador sistema de baterías de flujo para almacenar excedentes de las energías renovables

Fuente

Compártelo: