La Isla de Arousa comienza la transición para su independencia energética. Energías renovables, barcos eléctricos, puntos de recarga y autobuses eléctricos

La UE ha puesto en marcha un programa que pretende incentivar la transformación energética de 25 islas situadas en Europa. Entre ellas la gallega Isla de Arousa (Pontevedra) que ha sido elegida para protagonizar un ambicioso proyecto en que se divide en tres acciones que permitirán reducir o directamente eliminar el uso de combustibles fósiles.

Estas tres acciones se centrarán en aspectos como la eficiencia energética, con la sustitución de las calderas de gasóleo por bombas de calor, el cambio de la iluminación convencional por luces LED, así como la electrificación de las embarcaciones encargadas de los trabajos en las famosas bateas, donde se producen los mejillones, a lo que se sumarán la apuesta por la generación eléctrica tanto eólica como mediante sistemas fotovoltaicos.

El proyecto ha sido una iniciativa de la cooperativa energética gallega Nosa Enerxía, que lleva 5 años intentando lanzar proyectos de generación renovable y de implementación de tecnologías eléctricas en lugar de fósiles. Un ejemplo del poder de acción de estas pequeñas agrupaciones apoyadas en una masa de socios que están logrando convencer a administraciones locales y grandes empresas del potencial económico y medioambiental de estas acciones.

El proyecto de la Isla de Arousa ya está en marcha, y este mismo verano se realizarán las primeras presentaciones. Por ejemplo, el 30 de julio podremos ver un barco que ha sido transformado con un sistema eléctrico. Una embarcación de 16 metros de eslora en el que han colaborado entre otros la española Albufera Energy (@AlbuferaES) que será la encargada de proporcionar el pack y la electrónica de las baterías y la electrónica. También participará SGI, una ingeniería de Zaragoza que representa a Visedo (en España), una compañía finlandesa que fabrica motores eléctricos e inversores. También participa Kempower (@KempowerOy) una empresa finlandesa que fabrica puntos de recarga para que nos se encargará de los puntos  de recarga para barcos en ambientes salinos y que tendrá que instalar sistemas de 700V.

Un primer barco que será la punta de lanza que servirá como muestra del potencial económico y medioambiental de sustituir los sistemas diésel por eléctricos en una flota de la Isla que está compuesta por hasta 100 barcos.

Un proyecto piloto que servirá de plataforma para demostrar el viabilidad de la electrificación, y que dará paso al estudio de los recorridos de diferentes embarcaciones para saber cuales pueden ser electrificadas. Algo que sin duda facilitará el paso de muchos a dejar atrás los sistemas diésel.

Desde la iniciativa también se ha pensado en aquellos que cada verano acuden a la Isla atraídos por sus encantos turísticos. Un pequeño paraíso de apenas 7 kilómetros cuadrados al que en verano acceden hasta 3.000 vehículos diarios que suponen un impacto por sus emisiones. Como alternativa se está trabajando en la puesta en marcha de un servicio de microbuses eléctricos, que partirán desde un aparcamiento disuasorio,  que permitirá a los turistas poder acceder a la isla de una forma más cómoda, sostenible, y sin problemas de aparcamiento de un espacio que recordamos sólo tiene un acceso desde tierra mediante un puente de 1.980 metros de largo.

Unos modelos que además vendrán acompañados por la instalación de los primeros puntos de recarga para coches eléctricos, que también tienen su capítulo aparte ya que desde la cooperativa han llegado a un acuerdo con el fabricante alemán Sono Motors, para promocionar el Sion entre sus socios. Algo que ha dado como resultado que varios residentes de la Isla hayan realizado la reserva de su unidad. Un vehículo que sin duda encaja a la perfección en este proyecto.

Un trabajo por parte de un pequeño grupo de personas comprometidas con el medio ambiente, y que están seguros de que es posible un nuevo modelo energético que además no tiene por qué limitarse solo a la transformación del transporte por carretera, sino que puede extenderse a otros sectores industriales. Algo que además arrastra otros beneficios como el demostrar el impacto positivo del uso de energías renovables en  zonas extremadamente ricas en estos recursos.

Podéis seguir la evolución del proyecto con nosotros en nuevos artículos, así como en la página web de la cooperativa a la que podéis asociaros, e incluso contratar el suministro de energía. Y si el día 30 de julio estás por la zona, podrás acudir al evento de presentación que se realizará en la isla.

Fuente | Nosaenerxia

Compártelo: