Endesa va a instalar puntos de carga rápida en 5.000 gasolineras de España

La empresa Endesa acaba de anunciar una alianza con la CEEES (Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio), gracias a la cual se instalarán puntos de carga rápida para coches eléctricos en las 5.000 gasolineras que forman la red de la Confederación. Con este movimiento, Endesa responde a iniciativas similares llevadas a cabo recientemente por rivales como Iberdrola.

Este proyecto se enmarca dentro de los ambiciosos planes de Endesa para crear una amplia red de carga de acceso público en los próximos años. Así, de aquí a cinco años la compañía pretende haber instalado alrededor de 8.500 puntos de carga, con el objetivo de crear una red lo suficientemente amplia como para cumplir con las necesidades de los conductores de coches eléctricos.

La nueva línea de negocio enfocada a los puntos de carga de coches eléctricos, Endesa X, será la encargada de gestionar todos estos planes. Aparentemente, todo el personal de las estaciones de servicio que contarán con los puntos de carga recibirá la formación necesaria para poder ofrecer la mejor atención posible a los clientes que acudan a cargar su coche eléctrico.

En la primera fase de su plan de expansión (2019-2021), Endesa X tiene el objetivo de crear una red de 2.000 puntos de carga, los cuales conectarán entre sí a las ciudades con más de 35.000 habitantes. Con esta medida se cubrirán unos 15.000 km de carreteras, y se estima que se satisfarán las necesidades de recarga del 75% de la población (los conductores siempre tendrán un punto de carga a menos de 100 km).

En la segunda etapa (2021-2023), se añadirán unos 6.500 puntos de carga en aparcamientos, hoteles, centros comerciales, áreas de servicio, calles, etc. Así, se conseguirá respaldar la futura expansión del coche eléctrico, cuyas ventas deberían crecer de forma exponencial a lo largo de la década que viene gracias a su coste cada vez más competitivo y a sus mejores prestaciones.

Esta propuesta se complementará con otras, como la de Iberdrola (que para finales de 2019 dispondrá de una red de carga rápida formada por más de 200 electrolineras, situadas a como máximo 100 km entre sí unas de otras e instaladas en las principales vías del país y en todas las capitales de provincia), la de Easycharger-Nissan (100 estaciones rápidas a como mucho 150 km unas de otras), la de IONITY, la de CIRVE… En definitiva, y a pesar de la lentitud inicial, parece que a corto plazo nuestro país podrá disfrutar de una amplia red de carga rápida para coches eléctricos que permitirá viajar cómodamente con ellos.

Compártelo: