La NHTSA comienza a investigar los accidentes protagonizados por la nueva función Smart Summon de Tesla

Hace unos días Tesla lanzó la nueva función Smart Summon para sus vehículos, gracias a la cual los usuarios pueden convocar a su automóvil en un radio de 250 metros a través de la app de Tesla para smartphone. Limitado a zonas controladas como aparcamientos, el Smart Summon permite así que los coches de la marca conduzcan de forma autónoma hasta su propietario a baja velocidad, controlando dirección, acelerador y frenos.

De acuerdo con Elon Musk, la función ha sido empleada unas 550.000 veces desde su lanzamiento, consiguiendo en líneas generales unos buenos resultados. Sin embargo, ciertos usuarios se han enfrentando a algunos problemas con el Smart Summon, pues durante los primeros días tras su liberación se han producido varios accidentes con el sistema activado.

Este es el caso de un propietario cuyo Model 3 fue golpeado por otro coche que estaba dando marcha atrás, mientras que en otros casos el vehículo no distinguía la calzada de la acera e iba hacia su dueño atravesando el césped. Además, algunos usuarios han comenzado a cruzarse delante de sus vehículos cuando están circulando para comprobar si el Smart Summon es capaz de frenar a tiempo, una actitud bastante peligrosa que por el momento no ha producido ningún atropello (aunque en algún caso ha estado a punto de ocurrir).

Ante esta situación, la NHTSA (la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras​ de Estados Unidos) ha comunicado que está recopilando información sobre los accidentes relacionados con el uso del Smart Summon. La agencia ha hecho saber que «no dudará en actuar si encuentra evidencia de un defecto relacionado con la seguridad». Tesla por el momento no ha hecho comentarios al respecto.

Jason Levine, director ejecutivo del Centro de Seguridad Automotriz, ha afirmado en una reciente entrevista que le preocupa que Tesla haya intentado evadir sus responsabilidad al incluir en las notas de la última actualización del software que el Smart Summon solo está diseñado para ser utilizado en aparcamientos privados.

De acuerdo con la NHTSA, en el año 2015 unas 2.100 personas murieron en accidentes ocurridos fuera de las vías públicas, por lo que el riesgo está presente incluso en este tipo de espacios controlados. «Todavía no sabemos cómo funcionarán estas características en ciertas circunstancias. Tesla continúa con sus pruebas beta en seres humanos vivos que no han aceptado ser parte de este experimento, y eso es peligroso«.

Fuente | Automotive News Europe

Relacionadas | El Smart Summon del Tesla Model 3 se estrena con algunos choques

Compártelo: