Tesla nos muestra su Crash Lab, el laboratorio en el que prueba la seguridad de sus coches eléctricos

Tesla ha conseguido una gran reputación en el mercado estadounidense gracias al gran desempeño que han logrado sus vehículos en las pruebas de seguridad realizadas por la NHTSA y el IIHS. El Model 3 en concreto es considerado por la NHTSA como el coche más seguro que se ha enfrentado hasta la fecha a sus crash-test, siendo los dos siguientes los Model S y Model X.

Así, el Model 3 ha logrado 5 estrellas en todas las pruebas de la NHTSA, 5 estrellas EuroNCAP, y 5 estrellas en el NCAP australiano. Tampoco hay que olvidar que el IIHS le ha entregado recientemente el galardón Top Safety Pick +, el reconocimiento de seguridad más alto que otorga el organismo, conocido entre otras cosas por someter a los vehículos a delicadas pruebas como el «small overlap test».

Ahora, Tesla ha lanzado un vídeo en el que nos presenta su «Crash Lab»; es decir, su laboratorio de pruebas de seguridad. Situadas en Fremont (California), en estas instalaciones se realiza todo el trabajo de ingeniería relacionado con los aspectos de la seguridad de los vehículos de la marca. En el vídeo, Tesla muestra los crash-test a los que somete a sus vehículos antes de que se realicen pruebas por parte de organismos independientes.

Tesla describe el vídeo de la siguiente forma: «Únete a nosotros en el Tesla Crash Lab para ver lo que se esconde detrás de la escena. El trabajo que hacen nuestros ingenieros aquí es una de las razones por las cuales los vehículos Tesla se encuentran entre los más seguros de la carretera». Esta es la primera vez que la compañía muestra públicamente el trabajo realizado en este laboratorio.

La empresa es conocida por aprovechar al máximo los beneficios de una configuración 100% eléctrica en sus vehículos, algo que también repercute en la seguridad: los modelos de Tesla disfrutan de zonas de deformación programada frontales optimizadas, pues al no existir un gran motor térmico en la parte delantera, se puede diseñar con mayor libertad dicha sección.

Además, las baterías situadas en los bajos de los vehículos rebajan el centro de gravedad y refuerzan la estructura del vehículo, algo que se hace notar sobre todo en choques laterales. Tesla tampoco ha descuidado la seguridad activa en sus vehículos, gracias principalmente a todos los asientes desarrollados como parte del sistema de conducción autónoma Autopilot.

Fuente | Tesla

Relacionadas | La fuerte demanda del Tesla Model 3 en Estados Unidos, está teniendo un gran impacto en el valor residual de los coches alemanes

Compártelo: