¿Es realmente viable prohibir la circulación de todos los coches sin etiqueta ambiental en Madrid a partir del 1 de enero de 2025?

De acuerdo con la Ordenanza de Movilidad Sostenible que aprobó el Ayuntamiento de Madrid en octubre de 2018, a partir del 1 de enero de 2025 ningún coche sin distintivo ambiental (también conocidos como tipo A) podrá circular por las calles de la ciudad. Esta medida no afectará solo a zonas concretas como Madrid Central, sino a la capital del país en todo su conjunto.

Por lo tanto, quedarán fuera de la circulación todos los coches de gasolina anteriores al año 2000, así como todos los diésel vendidos antes de 2006. La única excepción que parece contemplar la normativa serán los vehículos históricos (es decir, automóviles de más de 30 años, de colección o declarados de interés cultural, siempre y cuando hayan pasado por el proceso necesario para matricularse como históricos), si bien no se han dado demasiados detalles respecto a esta exención.

Esta medida será la culminación de una serie de restricciones cada vez más estrictas: a partir del 1 de enero de 2020 ningún coche sin etiqueta ambiental podrá aparcar en la zona SER (estacionamiento regulado) con la excepción de los residentes en sus barrios correspondientes, si bien a partir de 2025 esta exención desaparecerá y tampoco podrán aparcar en su zona de residencia.

Algunas voces se han alzado en contra de esta medida, que si bien persigue mejorar la calidad del aire de la ciudad, afectará de forma negativa a aquellas personas que por diversos motivos no pueden permitirse la adquisición de un vehículo nuevo. No parece que por el momento el Ayuntamiento se haya planteado realizar exenciones para estos casos, si bien desde mi punto de vista conceder una prórroga a los dueños de un coche sin etiqueta ambiental que no lleguen a un mínimo de renta y/o patrimonio podría ser una buena solución para atajar este problema.

Por otro lado, no estaría de más que la DGT dejara de clasificar como ECO a los vehículos mild-hybrid o como CERO a los híbridos enchufables con grandes motores de combustión (desgraciadamente, la mayoría de estudios señalan que los híbridos enchufables no suelen cargarse). No, un Audi Q7 50 TDI diésel de 286 cv no es ecológico por mucho que tenga una diminuta asistencia eléctrica, y un Porsche Cayenne Turbo S E-Hybrid gasolina de 680 cv no es cero emisiones aunque sobre el (optimista) papel pueda recorrer 43 km en modo eléctrico: cuando la batería se agota, contamina mucho más que un automóvil convencional.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Es viable prohibir la circulación en Madrid de todos los vehículos sin etiqueta ambiental a partir de 2025? ¿Pensáis que la clasificación de la DGT necesita revisarse?

Relacionadas | Los coches sin distintivo ambiental no podrán aparcar en zona SER de Madrid a partir del 1 de enero de 2020

Compártelo: