Un experto afirma que la Tesla Cybertruck no se podrá homologar para su venta en Europa por cuestiones de seguridad

En las últimas semanas se ha hablado largo y tendido sobre el peculiar diseño de la Tesla Cybertruck, la pick-up eléctrica de la marca californiana. Este modelo, dotado de un «Exoskeleton» de acero inoxidable y una estética angulosa y rectilínea, ha conquistado a muchos y repelido a otros en la misma proporción debido a su extravagante aspecto, que polariza las opiniones de la gente.

De acuerdo con Tesla, el diseño del modelo se debe a la dificultad para moldear acero inoxidable, si bien algunos medios señalan que simplemente la marca está reduciendo costes (de hecho, al utilizar acero inoxidable en la carrocería se ahorra la pintura, que de acuerdo con numerosos usuarios en modelos como el Model 3 es de muy baja calidad).

Por otro lado, algunos aficionados han realizado simulaciones por ordenador para comprobar la aerodinámica del vehículo, descubriendo que sus resultados son superiores a los de la mayoría de pick-up del mercado. Esto se traducirá por supuesto en una mejor eficiencia, así como en una autonomía a priori superior a la de rivales como la Rivian R1T.

Sin embargo, algunas voces han comenzado a criticar el diseño de la Cybertruck independientemente de los ahorros de costes y de las subjetivas razones estéticas. Por ejemplo, hace unos días un miembro de ANCAP expresó sus dudas acerca de si el modelo de Tesla sería capaz de superar las pruebas de atropello de peatones actuales.

Ahora se ha sumado a las críticas Stefan Teller, un experto del TÜV alemán que afirma que el modelo tendría que sufrir una profunda remodelación para poder ser homologado en Europa. «El concepto básico del Tesla Cybertruck contradice la filosofía de seguridad común en Europa. Los ocupantes pueden sentirse seguros, pero no lo están».

De acuerdo con sus declaraciones, hay importantes deficiencias en el diseño de la Cybertruck relativas tanto a la seguridad pasiva como a la protección de peatones: la estructura del vehículo tiene que deformarse en caso de choque para absorber la energía del impacto, y el frontal no debe ser rígido para mitigar los daños ocasionados a los viandantes durante un atropello. Nada de esto parece posible con los materiales empleados en la Cybertruck.

Aparentemente, en Estados Unidos las leyes de homologación son más laxas que en Europa; además, la Cybertruck pertenece a una categoría exenta de numerosas regulaciones relativas a la seguridad pasiva. En definitiva, Teller cree que la pick-up de Tesla necesitará de grandes modificaciones para poder venderse en Europa.

Fuente | Motor.es

Relacionadas | Una encuesta revela que los consumidores prefieren las pick-up eléctricas de Rivian, Ford y General Motors antes que la Tesla Cybertruck

Compártelo: