El Volvo XC40 Recharge P8 es ya todo un éxito con miles de reservas acumuladas

El Volvo XC40 Recharge P8, el primer coche eléctrico de la firma sueca, es ya todo un éxito: a pesar de que su producción no comenzará hasta otoño, estando previstas las primeras entregas para 2021, el todocamino ya acumula varios miles de pedidos (el depósito a realizar para reservarlo es de 1.000 dólares), algo que ha sido celebrado por Volvo al constatar el gran interés generado por su vehículo. No en vano, la marca tiene planeado introducir un nuevo modelo eléctrico cada año en su gama, siendo su objetivo el de lograr que para 2025 la mitad de sus ventas sean de este tipo de automóviles.

El XC40 Recharge P8 se asienta sobre la plataforma CMA, la misma que sustenta al XC40 térmico (y al Polestar 2). Encuadrado en el segmento C, este SUV de 4,42 metros de largo se diferencia de su hermano de combustión por el empleo de una parrilla carenada, la ausencia de colas de escape y el uso de logos específicos. Además, añade un avanzado sistema de infoentretenimiento con el sistema operativo Android (Google). Las mayores diferencias sin embargo se encuentran bajo la piel.

Para empezar, el XC40 Recharge P8 equipa dos motores eléctricos (uno por eje, lo que le otorga tracción total) con una potencia combinada de 408 cv (300 kW) y un elevado par de 660 Nm. El automóvil puede completar el 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, con una velocidad punta de 180 km/h. Su batería de 78 kWh por su parte le permitirá superar los 400 km bajo el ciclo de homologación WLTP. Además, podrá acceder a cargas rápidas en corriente continua de 150 kW de potencia (formato CCS Combo 2), lo que le permitirá recuperar el 80% de su autonomía en 40 minutos. En alterna llegará a los 11 kW.

Debido a la desaparición del motor de combustión, bajó el capó nos encontramos con un frunk (maletero delantero) de 31 litros, el cual será muy útil por ejemplo para guardar los cables de carga. Su maletero trasero por su parte llegará a los 413 litros (37 litros menos que en el XC40 térmico), los cuales serán bastante aprovechables gracias precisamente a que los cables de carga y otros elementos irán en el frunk. Según el equipamiento el vehículo pesará entre 2.150 kg y 2.250 kg, y podrá remolcar hasta 1.500 kg.

Si por algo es conocida Volvo es por su preocupación por la seguridad. De acuerdo con la marca, el XC40 Recharge P8 será uno de los coches más seguros jamás fabricados, mejorando incluso a su versión térmica. Respecto a esta, añadirá sendas estructuras delantera y trasera reforzadas, y contará con un centro de gravedad rebajado gracias a la presencia de las baterías en los bajos (lo que disminuirá el riesgo de vuelco). Además, el pack estará protegido por una jaula de seguridad con un marco de aluminio extruido, el cual creará una zona de deformación programada alrededor de la batería.

Relacionadas | Volvo presenta su nuevo autobús eléctrico articulado. Hasta 150 pasajeros y 80% de ahorro frente a un modelo diésel

Compártelo: